Martes, 04 de diciembre de 2007
EL CONSENTIMIENTO POR MEDIOS ELECTR?NICOS EN LA FORMACI?N DE LOS CONTRATOS
Carol Elisa Quir?z Santaya (*)


Como se sabe, en el proceso de formaci?n de los contratos deben presentarse ciertos requisitos indispensables para que ?ste se produzca, dentro de los cuales tenemos el consentimiento, la oferta, la aceptaci?n y la forma del contrato.
El consentimiento es de suma importancia porque a partir de ?ste que se habla del contrato celebrado propiamente dicho, puesto que se produce una vez consumada la uni?n entre la posici?n original del proponente y su aceptaci?n por parte del recipiendario[1], asimismo, Max Arias Schreiber se?ala que el consentimiento ofrece dos caras: uno interno, representado por la voluntad de cada una de las partes y que deben confluir para que se de el contrato; y el otro externo que es la declaraci?n de voluntad mediante la cual queda expresada la relaci?n de tipo obligacional.[1]
El C?digo Civil, hasta antes del a?o 2000, observaba dentro del cap?tulo de Fuentes de las Obligaciones, soluciones muy pragm?ticas en el aspecto de la formaci?n de los contratos[2], sin contemplar, natural y comprensiblemente por cierto, que las formas de contrataci?n variar?an de una manera estrepitosa, hasta el punto de considerar que la formaci?n de un contrato podr?as llevarse a cabo en un lugar completamente intangible como la internet, y siendo de esta manera, que la manifestaci?n del consentimiento en el acto de contrataci?n no podr?a adjudicarse a un lugar o momento determinados[3].
La Ley 27291 del 24 de junio del 2000 modifica el C?digo Civil permitiendo la utilizaci?n de los medios electr?nicos para la comunicaci?n de la manifestaci?n de voluntad y la utilizaci?n de firma electr?nica; variando no s?lo aspectos b?sicos dentro de la instituci?n del acto jur?dico[4], sino que adem?s reconoce ya la existencia de una contrataci?n electr?nica que deb?a ser protegida y por tanto, regulada.
En esta oportunidad, previo al an?lisis del consentimiento por medios electr?nicos, debemos, necesariamente, abordar el tema de la formaci?n de los contratos de una manera did?ctica, tal y como se presentaba antes de las modificaciones que sufriera el C?digo Civil con la Ley 27291.
I.- FORMACI?N DEL CONTRATO:
Para la celebraci?n del contrato deben concurrir y concordar en su contenido los actos de las partes que intervienen en la autorregulaci?n de intereses. La formaci?n del contrato en sentido estricto comienza y termina con el encuentro de los dos actos constitutivos del acuerdo: la oferta y la aceptaci?n.[2]
La oferta y la aceptaci?n no pueden ser tomadas cada una por su lado, como un negocio jur?dico, por cuanto s?lo cuando concurren en el acuerdo logran dar vida al contrato, pero al mismo tiempo, constituyen en cierta forma los actos por medio de los cuales se realiza la participaci?n de cada contratante.[5]
A continuaci?n desarrollaremos de una manera detallada los elementos imprescindibles para la formaci?n del contrato:
1.1. El Consentimiento: Es un elemento esencial del contrato. Viene a ser la resultante de la integraci?n armoniosa, o de la concordancia de declaraciones de voluntad jur?dica que las partes emiten para celebrar un contrato. Esa voluntad jur?dica es el consentimiento.[3]
El consentimiento es el resultado de la integraci?n armoniosa y conjunta de las declaraciones de voluntad de las partes. En ese orden, el consentimiento es la coincidencia de dos declaraciones de voluntad que procediendo de sujetos diversos concurren a un fin com?n y se unen[6]...esas voluntades dirigidas a prometer y a aceptar dan lugar a la llamada voluntad contractual, que no es m?s que el resultado de las voluntades individuales. Es necesario precisar que esa voluntad contractual resulta del encuentro de la oferta con la aceptaci?n.
Hugo Huayanay, citando a Alberto Spota, indica que el consentimiento es ?La declaraci?n o exteriorizaci?n de voluntad unilateral que formula cada una de las partes; y es la conjunci?n de esas declaraciones de voluntad unilaterales lo que dan origen a la llamada declaraci?n de voluntad com?n. Esas declaraciones coincidentes de voluntad importan el consentimiento contractual?.[7]
Entre las funciones que el consentimiento desempe?a en el contrato tenemos:
a) Establece la existencia del contrato.
b) Vincula a las partes (que deben se sujetos capaces), en su aspecto positivo.
c) Procura la incorporaci?n del objeto y la causa.
1.2. La Oferta: La oferta o propuesta constituye el acto de iniciativa, con el cual una de las partes, que recibe el nombre t?cnico de ofertante (o proponente), propone u oferta a la otra, que eventualmente deber? aceptar, una determinada regulaci?n del conflicto de intereses[8].
Ernesto Martorell agrega que la oferta es el acto por medio del cual una de las partes eventuales del futuro contrato, comunica a la otra su intenci?n de celebrar con ella un negocio determinado en sus detalles esenciales, con miras a obtener su aceptaci?n[4].
Hugo Huayanay se?ala que la oferta es la propuesta que hace una parte a la otra, es una declaraci?n de car?cter recepticia, que se espera que vaya seguida de la aceptaci?n para que de lugar a la formaci?n del negocio jur?dico bilateral que es el contrato[9]. Siendo as? la oferta tiene las siguientes caracter?sticas:
a) Es un elemento constitutivo del contrato.
b) Puede ser considerada como un acto voluntario, l?cito, y cuya finalidad jur?dica inmediata es darle al destinatario, dentro de los l?mites predeterminados por ella. La facultad de concluir un contrato mediante su aceptaci?n[10].
c) No es un acto preparatorio, por ello no compromete.
d) Es por si, un acto que vincula al oferente, ?ste tiene el ?nimo de quedar obligado.
e) Debe contener todas las condiciones del futuro contrato (incluida la forma clara, detallada y completa de la propuesta- que la propuesta sea completa significa que debe ser autosuficiente, es decir que cuente con todos los antecedentes constitutivos del contrato[11], la forma que debe seguir el aceptante para la celebraci?n del contrato).
f) La oferta puede darse de forma expresa o t?cita. Cuando se admite que la oferta puede ser t?cita, significa que cuando ella se manifiesta lo hace mediante un comportamiento no declarativo adecuado.
1.3. La Aceptaci?n: De acuerdo al art?culo 1373? del C?digo Civil, el contrato queda perfeccionado en el momento y lugar en que la aceptaci?n es conocida por el oferente.
El C?digo se sit?a en un contexto por el cual, la oferta ya se ha realizado y que adem?s el oferente est? con la expectativa de la respuesta de la otra parte; y adem?s indica que el contrato se perfecciona una vez conocida la aceptaci?n. En este sentido, la aceptaci?n es la declaraci?n de voluntad (que puede ser expresa o t?cita) que emite aquel a quien se le ha hecho llegar la oferta, es decir el destinatario de la misma, y la hace llegar en forma oportuna expresando su conformidad[12].
Al respecto, Renato Scognamiglio se?ala que la aceptaci?n constituye el caso con el cual concluye el ciclo formativo del contrato, pues es el medio a trav?s del cual el destinatario manifiesta su adhesi?n a la propuesta, tal como le ha sido formulada por la otra parte. Y en ese momento, el del encuentro y congruencia de los actos dispositivos de las partes interesadas, se celebra el contrato.[13]
Enrique Eduardo Martorell se?ala algunas caracter?sticas que debe presentar esta aceptaci?n[14]:
a) Debe ser una declaraci?n unilateral de voluntad encaminada a cerrar el ciclo del contrato.
b) Debe guardar congruencia con la oferta formulada.
c) Presupone la subsistencia de la oferta para tener vigencia y poder lograr la formaci?n del contrato.
d) Su vigencia empezar? cuando la aceptaci?n sea conocida por el oferente (Art. 1373? del C?digo Civil).
El ya se?alado art?culo del C?digo Civil se?ala que el contrato s?lo se perfecciona en el momento y lugar en que se cierra el circuito, esto es con el conocimiento de la aceptaci?n hecho por quien promovi? la oferta[15]. Evidentemente no existir?n problemas cuando la contrataci?n se celebre entre personas presentes , dado que la oferta y la aceptaci?n ser?n coet?neas sin mediar intervalo alguno para la manifestaci?n de la voluntad; sin embargo, el problemas s? se presentar? cuando se trate la formaci?n de un contrato entre personas que se encuentres ausentes la unas de las otras, y en este punto adem?s, deber? analizarse cual ser? el lugar de formaci?n del contrato, as? como la ley aplicable al caso.
Es en este punto que iniciaremos el an?lisis del consentimiento por v?as electr?nicas, puesto que, eminentemente, se trata la celebraci?n de un contrato cuyas parte son ausentes y, m?s a?n, que el espacio en el cual se encuentran para formar el contrato es completamente intangible.
II.- LA MODIFICATORIA AL C?DIGO CIVIL: EL CONSENTIMIENTO POR MEDIOS ELECTR?NICOS.
Desde el a?o 2002 se encuentra vigente la Ley 27291, que permite a las personas declarar su voluntad por medios electr?nicos, otorg?ndole validez y eficacia.
Es sabido que el acto jur?dico es la manifestaci?n de voluntad destinada a crear, regular, modificar o extinguir relaciones jur?dicas[16], y el contrato o acto jur?dico plurilateral, el acuerdo de voluntades de dos o m?s partes que tiene por objeto crear, regular, modificar o extinguir relaciones jur?dicas patrimoniales.[17]
Como se puede observar, un elemento esencial en todo acto jur?dico (contemplando la consideraci?n de que todo contrato es un acto jur?dico, situaci?n que no se presenta si se invierte el postulado), es la manifestaci?n de la voluntad, requisito sin el cual no existieran siendo nulo de pleno derecho.
La manifestaci?n de voluntad puede ser exteriorizada en forma expresa o t?cita, siendo para ello sus medios comunes o tradicionales las cartas, el fax, el tel?fono, los comportamientos, los gestos entre otros. Sin embargo, como se se?al? al inicio de este segundo punto, con el surgimiento del internet[18], y ante la virtualidad de sus comunicaciones, surgi? la interrogante de si las manifestaciones de voluntad emitidas a trav?s de medios electr?nicos eran v?lidas y eficaces jur?dicamente; es decir, si ten?an el mismo valor de un contrato celebrado por medios tradicionales[5].
Ante estos hechos, el legislador consider? necesario precisar que nada imped?a que las manifestaciones de voluntad realizadas por medios electr?nicos sean v?lidas, con lo cual, ante un posible conflicto de intereses en el cual se presenten estas situaciones, el juez competente debe declarar fundada una demanda cuyo petitorio exige el cumplimiento de una obligaci?n contra?da por medios electr?nicos.
Debemos se?alar que la introducirse la modificatoria al art?culo 141? del C?digo Civil que acepta que la manifestaci?n de voluntad expresa puede realizarse por cualquier medio directo, sea este manual, mec?nico, electr?nico u otro an?logo, no altera en sustancia la manifestaci?n de voluntad como elemento esencial del acto jur?dico[19], porque se puede llegar a la conclusi?n de que las manifestaciones de voluntad por medios electr?nicos constituyen formas expresas de c?mo las personas pueden exteriorizar su voluntad.
Sin duda alguna, internet es una herramienta que, desde la ?ptica comercial, viene revolucionando la forma de hacer negocios con todo el mundo, debido a que mediante los medios electr?nicos se ofrecen bienes y servicios a un mayor n?mero de personas, y al permitirse a estas personas declarar su voluntad por los medios electr?nicos, se facilitan las negociaciones, en el sentido que llegan a tener mayor agilidad, logrando que el intercambio de bienes y servicios sean menos costosos.
La citada Ley 27291 ha considerado oportuno incluir un art?culo en el C?digo Civil, el 141? A, destinado a regular el supuesto de que cuando la manifestaci?n de voluntad debe exteriorizarse a trav?s de alguna formalidad expresa o requiera de firma (como un escritura p?blica por ejemplo), ?sta pueda ser generada o comunicada a trav?s de medios electr?nicos, inform?ticos, ?pticos o cualquier otro an?logo que haya sido utilizado para celebrar el contrato. De esta manera se est? permitiendo que los contratantes celebren contratos ad solemnitatem a trav?s de medios electr?nicos y que el instrumento, as? como la firma de los contratantes no se realice en forma tradicional, es decir f?sicamente ante un Notario y mediante la com?n firma manuscrita, sino a trav?s de la firma digital[20].
III.- LA CONTRATACI?N ELECTR?NICA.
Carlos Alberto Soto Coaguilla se?ala que los contratos electr?nicos son aquellos contratos que se celebran o perfeccionan por medios electr?nicos. En sentido amplio, los contratos electr?nicos son todos aquellos que se celebran por medios electr?nicos, inform?ticos o telem?ticos; y en sentido estricto, son aquellos que se celebran mediante el llamado di?logo de computadoras, esto es, entre el ordenador del emisor, y el ordenador de receptor (o si preferimos podemos decir entre el ordenador del oferente y el ordenador del aceptante), a trav?s de un rede telem?tica binaria e interactiva de operadores intermedios. Pero, cierto es que este es un lenguaje por dem?s complicado para personas acostumbradas a utilizar un lenguaje t?cnico jur?dico, y no un lenguaje t?cnico inform?tico o electr?nico.
Para explicar un poco esta interacci?n entre ordenadores (o computadoras, utilizando un lenguaje m?s simple), en un espacio virtual como internet, Soto Coaguilla explica que en internet se produce un proceso especial de contrataci?n (un proceso de contrataci?n on line[21]que difiere de la tradicional negociaci?n y formalizaci?n de contratos con presencia f?sica de las partes contratantes y tambi?n de la venta a distancia o contrataci?n entre ausentes. Internet representa un nuevo ?mbito o mercado de contrataci?n.[22]

3.1. La Formaci?n de los Contratos Electr?nicos:
Dentro de la regulaci?n de los contratos electr?nicos existen tambi?n profundos cuestionamientos, sobretodo cuando debe definirse cu?ndo se entiende celebrado un contrato, es decir, en qu? lugar y forma se celebra el contrato.
Al respecto, la doctrina siempre ha diferenciado la contrataci?n respecto de la situaci?n de los contratantes, observando si se trata de una contrataci?n entre las partes presentes, o bien si se trata de una contrataci?n entre partes ausentes.
Se entiende que existe contrato entre partes presentes cuando los contratantes se encuentran uno en frente del otro, y al respecto son menos frecuentes las dificultades respecto del momento en que se ha de considerar perfeccionado el negocio. Por la econom?a de la norma en cuesti?n, la doctrina ha se?alado que la formaci?n del contrato entre presentes se debe hacer con inmediatez.[23] Respecto del lugar en el cual se debe tener por celebrado el contrato, el C?digo Civil Peruano en el art?culo 1374? se?ala que la aceptaci?n se considerar? conocida en el momento en que llega a la direcci?n del destinatario.
Un plano totalmente distinto acerca del momento conclusivo del contrato en el que se suele efectuar cuando las tratativas son realizadas ente personas que est?n en lugares alejados, son los contratos llamados, en doctrina italiana entre ?personas distantes?[24]. Para poder explicar la formaci?n del contrato en este tipo de situaciones, la doctrina trata cuatro sistemas en cuesti?n: la declaraci?n, la expedici?n, la recepci?n y el conocimiento[25].
a) El sistema de la declaraci?n postula que el contrato entre ausentes se forma desde el instante en que existe en el destinatario de la oferta la voluntad de aceptarla, debiendo expresarse ?sta en forma externa, o sea, mediante una declaraci?n.
b) El sistema de la expedici?n, que indica que el contrato se forma desde el momento en que el declarante se desprende de su aceptaci?n y pierde el control sobre ella, de modo tal que ya no puede dejarla sin efecto o modificarla.
c) El sistema de la recepci?n, se?ala que el contrato queda concluido desde el momento de que el documento de aceptaci?n llega a poder del oferente.
d) El sistema del conocimiento o cognici?n, se?ala que el contrato se perfecci?n desde que el oferente conoce la aceptaci?n del recipiendario de la oferta.
El C?digo Civil peruano se ha orientado por la teor?a del conocimiento[26], pero el legislador tambi?n ha considerado apropiado matizar la teor?a del conocimiento con la de la recepci?n regulada en el art?culo 1374? se?alando que la oferta, su revocaci?n, la aceptaci?n, o cualquier otra declaraci?n contractual se considerar?n conocidas cuando llegan al ?mbito jur?dico del destinatario , por lo tanto se considerar? formado el contrato cuando la aceptaci?n llegue al domicilio del oferente.
En el caso espec?fico de la contrataci?n electr?nica, la Ley 27291, modific? el art?culo 1374?, agregando un segundo p?rrafo: si se realiza (la oferta, su revocaci?n, la aceptaci?n o cualquier otra declaraci?n contractual), a trav?s de medios electr?nicos, ?pticos u otro an?logo, se presumir? la recepci?n de la declaraci?n contractual cuando el remitente reciba el acuse de recibo, con la incorporaci?n de este p?rrafo, se salva el problema del momento en que se considerar? formado el contrato electr?nico, pues permite que se puedan aplicar las teor?as del conocimiento y de la recepci?n en la formaci?n de este tipo de contratos, tal y como se viene realizando en la formaci?n de cualquier relaci?n contractual simple.
De acuerdo con esta modificaci?n, tenemos que el contrato electr?nico se forma cuando el oferente conoce la aceptaci?n u que, a su vez, la aceptaci?n se considera conocida en el momento en que llega a la direcci?n del destinatario, como la ley se?ala este momento se producir? con el acuse de recibo. Pero ?qu? es el acuse de recibo? En principio, el acuse de recibo es una operaci?n t?cnica y de acuerdo a los se?alado por Carlos Soto Coaguilla[27], el acuse de recibo es un sistema electr?nico que puede ser activado en una computadora con la finalidad de permitir al remitente [de una oferta] saber el momento exacto en que su mensaje esta siendo le?do por el destinatario, siendo as? el sistema empleado actualmente en los usos electr?nicos, entonces se comprende que el contrato se formar? cuando el ofertante reciba en su bandeja de entrada de correo electr?nico el acuse de recibo que contiene la aceptaci?n, pues desde que el ofertante (remitente), recibe dicho acuse, se entiende que el mensaje ha sido abierto y le?do por otra parte. Estamos pues, frente a una presunci?n que hace la norma, ya que se presume la recepci?n de la declaraci?n del aceptante. Agregaremos a este punto que el acuse de recibo, adem?s de contribuir con el ciclo de formaci?n de un contrato electr?nico, es, hasta el momento, el mecanismo de seguridad m?s usado en el e-commerce.
3.2. Seguridad en la Contrataci?n Electr?nica: Las Firmas y Certificados Digitales.
En la contrataci?n por medio electr?nicos, uno de los problemas m?s dif?ciles ha sido el tratamiento de la seguridad en la red de internet, puesto que al ser un espacio intangible y de acceso inmediato, r?pido y universal, es muy f?cil para los expertos en inform?tica y electr?nica navegar por la red e interceptar la informaci?n, y lo que es peor, adulterarla o destruirla. Los expertos en el tema han determinado algunas categor?as para clasificar a aquellos cibernautas que se encargan de interceptar la informaci?n de la red, encontrando:
a) Los hackers que son los sujetos que vulneran las contrase?as con la finalidad de satisfacer una necesidad de intruismo inform?tico.
b) Los crackers, son sujetos cuyos retos se limitan a la vulneraci?n de programas inform?ticos, software comerciales, cometiendo conductas de pirater?a inform?tica, copian sin consentimiento, programas inform?ticos vulnerando los derechos de autor.
c) Los cyberpunks o v?ndalos electr?nicos son los sujetos que de manera directa o a trav?s de virus destruyen los datos, programas o soportes inform?ticos.
d) Los phreakers son las personas que conocen t?cnicas de c?mo enga?ar a sistemas de cobro a distancia, por ejemplo pagar los servicios a menos precio del real.
e) Los sniffers o rastreadores se usan para penetrar en el disco duro de una computadora conectada a una red, con la finalidad de buscar cierta informaci?n, mediante ellos se pueden recogen los correos electr?nicos que se encuentran en el cyberespacio permitiendo su control y lectura.
Como podemos observar el cyberespacio est? plagado de personas que utilizan sus conocimientos en inform?tica para violar c?digos de seguridad impuestos por los creadores de determinados programas o software. Es por ello que el tema de la seguridad en internet es por dem?s espinoso y delicado, pero que pese a los peligros, actualmente las grandes empresas han optado por contratar por medio del e-commerce, aceptando los riesgos y creando diariamente t?cnicas de seguridad cada vez mejores.
El legislador peruano advirti? la necesidad de regular esta t?cnica de seguridad, puesto que el ejercicio contractual electr?nico as? lo ped?a, es por ello que con la Ley No 27269 del 28 de mayo del 2000 y con su reglamento del 18 de mayo del 2002, se pretende dotar de seguridad jur?dica a este tipo de contrataci?n por medio del uso de la firma electr?nica en lo actos y contratos electr?nicos, otorg?ndole la misma validez y eficacia jur?dica que una firma manuscrita.
3.2.1. La firma digital.- La norma en comentario define a la ?firma electr?nica? como a cualquier s?mbolo basado en medios electr?nicos utilizado por una parte con la intenci?n de vincularse o manifestar su propia voluntad respecto a otra. Cabe remarcar que, la firma electr?nica puede concebirse de distintas formas (por ejemplo, como claves, r?bricas digitalizadas, huellas digitales digitalizadas, entre otros) y es necesario entender que la firma electr?nica no se obtiene del pu?o y letra de la persona, ni menos se trata de una firma escaneada, sino que se trata de una serie de claves o signos que a la vez contienen datos y que pertenecen indubitablemente a su titular. Por otra parte, la norma en comentario cumple con definir el concepto de ?firma digital? entendi?ndola como una ?especie? de firma electr?nica con rasgos particulares basados en la utilizaci?n de la t?cnica de criptograf?a asim?trica. Al respecto, Carlos Soto Coaguilla[28] refiere que la firma digital es la transformaci?n de un mensaje utilizando un sistema de cifrado asim?trico[29], de manera que la persona que posea el mensaje inicial y la clave p?blica del firmante pueda determinar de forma fiable si dicha transformaci?n se hizo utilizando la clave privada correspondiente a la clave p?blica del firmante; esto se explica de la siguiente manera: la criptograf?a de clave p?blica (la misma que hace menci?n el art?culo 3 de la norma en comentario) es entendida ?como un sistema asim?trico, a trav?s del cual cada persona dispone de 2 claves uno p?blico (conocido por todos) y otro privado (solamente conocido por el titular de la misma)....?Con ello, el emisor cifra el mensaje con la clave p?blica del receptor y firma el mensaje aplicando su clave privada; el receptor del mensaje utiliza su clave privada para descifrar el mensaje y la clave p?blica del emisor para verificar la firma digital.
Lo que se acaba de explicar constituye el ciclo de formaci?n del contrato electr?nico, puesto que el mensaje que contiene la oferta se enviar? a la otra parte utilizando esta medida de seguridad, por supuesto ambos contratantes deben conocer las claves mencionadas para poder descifrar el mensaje, de lo contrario ser?a incomprensible, y a trav?s de este medio tambi?n se har? efectivo el env?o del acuse de recibo por el que se presume la aceptaci?n.
De otra parte, la ley establece que s?lo pueden emitir dicha firma digital las personas que cuentan de forma exclusiva con un certificado digital.
3.2.2. El certificado digital.- De acuerdo al Reglamento de la Ley de Firmas y Certificados Digitales (Decreto Supremo No. 019-2002-JUS), el certificado digital es un documento electr?nico generado y firmado digitalmente por una entidad certificadora el cual vincula un par de claves (la clave p?blica y la clave privada) con un persona natural o jur?dica confirmando su identidad, una de las caracter?sticas de mayor importancia con que cuentan los certificados digitales esta referida a la confindencialidad de los datos contenidos en el.
A su vez, las entidades certificadoras son las instituciones que se encargan de la emisi?n, modificaci?n o cancelaci?n de los certificados digitales mediante los cuales se otorga a los usuarios la titularidad de uso de la firma digital, y dentro de una de sus funciones principales se encuentra la de brindar seguridad para la promoci?n del e-commerce.
Con relaci?n a las entidades de certificaci?n, de registro o verificaci?n, de acuerdo al art?culo 15 de la Ley en comentario, el Poder Ejecutivo, por Decreto Supremo determinar? la autoridad administrativa competente que se encargar? del registro de dichas entidades a fin de que las mismas se encuentren aptas para emitir las mencionadas certificaciones, aspecto que ya est? regulado en el Reglamento de la Ley de Firmas y Certificados digitales que indica en su art?culo 36? que se designa al Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y Protecci?n de la Propiedad Intelectual ? INDECOPI, como la autoridad administrativa competente para, entre otras funciones, aprobar la pol?tica de certificados, acreditar a las entidades de certificaci?n nacionales y reconocer a las extranjeras.
IV. CONCLUSIONES:
1) Debido a la globalizaci?n, se ha hecho imprescindible el uso y creaci?n de nuevas t?cnicas de comunicaci?n, dentro de las cuales destaca, sin lugar a dudas INTERNET, la red de redes que es capaz de comunicar a dos o m?s personas en fracciones de segundo y con una eficiencia incomparable.
2) Gracias a esta nueva era de comunicaci?n, se ha hecho posible que las personas empecemos a establecer contactos, ya no s?lo de tipo amical, sino contractual por medio de la red, dando nacimiento a una nueva forma de contrataci?n que se conoce como e-commerce.
3) El e-commerce ha revolucionado las teor?as cl?sicas de formaci?n de los contratos, puesto que ahora tanto oferta como aceptaci?n se transmiten, ya no s?lo por los medios directos com?nmente conocidos, sino que se asumen como nuevos medios directos a los medios electr?nicos, que son capaces de transmitir la oferta y la aceptaci?n.
4) Sin embargo, pese a estas revoluciones inform?ticas, los conceptos b?sicos de las instituciones como el acto jur?dico o la formaci?n del contrato no se han trastocado, sino que se ha podido adaptar la revoluci?n tecnol?gico-virtual a la realidad tangible.
5) El uso de la firma electr?nica, del certificado digital, en particular; y del e-commerce en general, contribuye a que la actividad contractual se desarrolle con un rapidez incre?ble y a que los costos y beneficios de estas transacciones sean m?s favorables para todos, tanto productores y prestadores de servicios, empresarios como a los consumidores finales.
V. BIBLIOGRAF?A:
[1] Arias Schreiber Pezet, Max. Ex?gesis del C?digo Civil Peruano. Tomo I. Contratos ? Parte General. Gaceta Jur?dica Editores. Segunda Edici?n, Setiembre 2000. Lima. Per?.
[2] Scognamiglio, Renato. Teor?a General del Contrato. Traducci?n de Fernando Hinostrosa. Universidad Externado de Colombia. Primera edici?n, segunda reimpresi?n (revisada). Marzo de 1996. Colombia.
[3] Huayanay Chuquillanqui, Hugo. Contratos: Doctrina, Legislaci?n y Modelos. Editorial Rao. Primera edici?n. Noviembre 2000. Lima. Per?.
[4] Martorell, Ernesto Eduardo. Tratado de los Contratos de Empresa. Tomo I. Ediciones Depalma. Buenos Aires. Argentina. 1993.
[5] Soto Coaguilla, Carlos Alberto. Informe sobre el Comercio Electr?nico en el Derecho Peruano. En Revista Jur?dica del Per?. A?o LII. No. 35. Junio 2002. Editorial Normas Legales.

________________________________________

NOTAS:
[1] Arias Schreiber Pezet, Max. Op. Cit. P?g. 135.
[2] Art?culos 1373 a 1387 del C?digo Civil Peruano de 1984.
[3] Pese a que podr?a considerarse a la contrataci?n electr?nica como una forma de contrataci?n entre ausentes o entre personas a distancia,.
[4] Art?culo 141?.- La manifestaci?n de voluntad puede ser expresa o t?cita. Es expresa cuando se realiza en forma oral o escrita, a trav?s de cualquier medio directo, manual, mec?nico, electr?nico u otro an?logo. Es t?ctia cuando la voluntad se infiere indubitablemente de una actitud o de una circunstancia de comportamiento que revela su existencia...
[5] Scognamiglio, Renato. Op. Cit. P?g. 96.
[6] Arias Schreiber Pezet, Max. Op. Cit. P?g. 136.
[7] Huayanay Chuquillanqui, Hugo. Op. Cit. P?g. 38.
[8] Scognamiglio, Renato. Op. Cit. P?g. 97.
[9] Huayanay Chuquillanqui, Hugo. Op. Cit. P?g. 42.
[10] Martorell, Ernesto Eduardo. Op. Cit. P?g. 99.
[11] Martorell, Ernesto Eduardo.Op. Cit. P?g. 100.
[12] Huayanay Chuquillanqui, Hugo. Op. Cit. P?g. 43
[13] Op. Cit. P?g. 102.
[14] Op. Cit. P?g. 109
[15] Arias Schreiber Pezet, Max.. Op. Cit. P?g. 137.
[16] Contemplado en el art?culo 140? del C?digo Civil Peruano.
[17] Regulado en el art?culo 1351? del C?digo Civil Peruano.
[18] INTERNET no es un cuerpo f?sico o tangible, es una red gigante que interconecta una innumerable cantidad de redes locales. Es la red de redes. Es un sistema interconectado de intercambio de informaci?n que une a personas, instituciones, compa??as y gobiernos alrededor del mundo, de manera casi instant?nea, a trav?s del cual es posible comunicarse con un solo individuo o con un grupo amplio de personas interesadas en un tema espec?fico o con el mundo en general. (Carlos Alberto Soto Coaguilla. Informe sobre el Comercio Electr?nico en el Derecho Peruano. En Revista Jur?dica del Per?. A?o LII. No. 35. Junio 2002. Editorial Normas Legales).
[19] Carlos Alberto Soto Coaguilla. Op. Cit. P?g. 138.
[20] Soto Coaguilla. Carlos Alberto. Op. Cit. P?g. 139.
[21] T?rmino normalmente utilizado para referir que una persona se encuentra interconectada con la gran red de internet (Worl Wide Web ?www)
[22] Op. Cit. P?g. 148.
[23] Martorell, Ernesto Eduardo. Op. Cit. P?g. 113.
[24] Martorell, Ernesto Eduardo. Op. Cit. P?g. 114.
[25] Arias Schreiber Pezet, Max. Op. Cit. P?g. 138.
[26] Recogida en el art?culo 1373? que se?ala que el contrato queda perfeccionado en el momento y lugar en que la aceptaci?n es conocida por el oferente.
[27] Op. Cit. P?g. 142.
[28] Op. Cit. P?g. 143.
[29] Se entiende por criptograf?a a una ciencia que estudia la ocultaci?n, disimulaci?n o cifrado de la informaci?n. Es una rama de las matem?ticas que procura hacer incomprensibles los mensajes, para que no puedan ser le?dos por terceros y luego tornarlos a su estado natural.



________________________________________
(*) Alumna del Quinto A?o de Derecho en la Universidad de San Mart?n de Porres. Lima, Per?.

Tags: MATERIAL DE ESTUDIO

Publicado por ELMAGOAZ @ 3:44 AM  | DERECHO CIVIL
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios