domingo, 02 de diciembre de 2007
LAS NOTIFICACIONES


I.- GENERALIDADES

A.- REGLAMENTACIÓN
Se rigen por las reglas del Título VI del Libro I del Código de Procedimiento Civil, que se denomina “De las notificaciones” (artículos 38 y siguientes), y supletoriamente, por las disposiciones comunes referentes a las actuaciones judiciales del Título VII del Libro I del C.P.C.

B.- CONCEPTO
Notificar, etimológicamente, proviene del latín notificare, derivado, a su vez, de notus, que significa “conocido”, y de facere, que quiere decir “hacer”.

En consecuencia, notificación es el acto de hacer conocido, poner en conocimiento o hacer conocer algo. Se trata en definitiva, de un acto de comunicación.

Ahora bien, cuando lo que se trata de hacer conocido a alguna de las partes o a un tercero, es un acto del tribunal, se está en presencia de un acto de comunicación procesal, que se denomina notificación.

Como los actos del tribunal se denominan genéricamente resoluciones judiciales, resulta que la gran mayoría de los tratadistas, coinciden en sus definiciones en el carácter esencial de toda notificación, cual es el de poner en conocimiento de las partes , terceros e interesados una resolución judicial.

1.- Procesalistas españoles:
1.1.- “Acto de hacer saber jurídicamente alguna providencia para que la noticia dada a la parte le pare perjuicio en la omisión de las diligencias que deba practicar en su consecuencia o ara que le corra un término” (Vicente, Tratado, t.II, pág. 52. Obra citada de José Ramón Camiruaga CH. “De las Notificaciones. E. J. De Chile/1995)

1.2.- “Notificación es el acto del Tribunal destinado a comunicar a las partes o a cualquier persona que deba intervenir en el proceso (testigos, peritos, etc) una resolución del Tribunal” (Prieto, Derecho, t. I, págs. 239 y 240. Obra citada de José Ramón Camiruaga CH.)

2.- Procesalistas nacionales
2.1.- “Actuación judicial que tiene por objeto poner en conocimiento de las partes una resolución judicial” (Fdo. Alessandri, Curso, Reglas, 3ª ed., pág. 118).

2.2.- “Una actuación judicial que tiene por objeto poner en conocimiento de las partes o de terceros, una resolución judicial (Casarino, Manual, t. III, pág.225)

2.3. “Actuación judicial, efectuada en la forma establecida por la ley, que tiene por finalidad principal dar eficacia a las resoluciones judiciales y comunicar éstas a las partes o terceros (Mario Mosquera Ruiz).

C.- PRECISIONES ACERCA DEL CONCEPTO DE NOTIFICACIÓN
Habitualmente las expresiones “citación” (acto por el cual el tribunal ordena a las partes o a los terceros que comparezcan ante él en un momento determinado o término); “emplazamiento” (acto por el cual el tribunal ordena a las partes o a los terceros que comparezcan ante él en un lapso de tiempo o plazo); y “requerimiento” (acto por el cual el tribunal ordena a las partes o a los terceros hacer o no hacer alguna cosa determinada, que no consista en una comparecencia ante él), suelen ser consideradas por parte de la doctrina como especies de notificación, aunque en realidad según muchos tratadistas, se trata de actos de distinta naturaleza.

La ley procesal chilena utiliza estos tres vocablos, pero no los trata en un solo título, como si sucede en la legislación procesal española que fue de donde los tomó.

Las diferencias entre notificación (por una parte) y citación, emplazamiento y requerimiento (por la otra), se explican según algunos autores españoles, por el hecho de que la notificación se “agota” con la comunicación, de allí que cuando se quiere imponer o invitar a un particular a realizar una determinada conducta, más que de acto de comunicación debe hablarse de acto de intimación del tribunal. Sin embargo, algunos autores, haciendo caso omiso a esta diferencia conceptual y amparándose en el carácter previo que la notificación tiene respecto de los actos de intimación, han clasificado las notificaciones, atendiendo a su objeto, en citaciones, emplazamientos, requerimientos y notificaciones propiamente tales (Casarino).
Esta última clasificación ha sido criticada, pues se estima que el objeto de la notificación es, única y exclusivamente, el de comunicar, no es necesario considerar qué es lo que se comunica mediante ella, cuál es el contenido de la comunicación. Por el contrario, la citación, el emplazamiento y el requerimiento se refieren a lo que se comunica, al contenido de la comunicación.

D.- IMPORTANCIA
Las notificaciones judiciales permiten materializar dentro del proceso el principio de la bilateralidad de la audiencia, puesto que al poner en conocimiento de las partes una resolución judicial les posibilita ejercer respecto de estas sus derechos; en definitiva, ejercer su posibilidad a ser oído.

La notificación de una sentencia definitiva o interlocutoria a una de las partes produce el desasimiento del tribunal (artículo 182 del C.P.C.).
El desasimiento del tribunal, es uno de los principales efectos que se producen respecto de las resoluciones judiciales, pues impide al tribunal que la dictó alterarla o modificarla en manera alguna una vez notificada a alguna de las partes (artículo 182 del C.P.C.)

E.- PRINCIPIOS GENERALES
Los artículos 38, 39 y 57 del C.P.C., establecen tres principios generales aplicables a toda notificación: 1º.- Las resoluciones judiciales sólo producen efecto en virtud de notificación hecha con arreglo a la ley; 2º Para la validez de la notificación no se requiere el consentimiento del notificado; 3º En el acto de la notificación no se admite declaración alguna del notificado.
1.- Las resoluciones judiciales sólo producen efecto en virtud de notificación hecha con arreglo a la ley.
El artículo 38 del C.P.C. prescribe que “las resoluciones judiciales sólo producen efectos en virtud de notificación hecha con arreglo a la ley, salvo los casos expresamente expuestos por ella”.
1.1 Regla General
En efecto, el artículo 38, contiene la regla general de que las resoluciones judiciales sólo producen efecto en virtud de notificación hecha con arreglo a la ley. En cuanto al fundamento de esta disposición, la Corte Suprema declaró que “es un principio inconcuso de derecho universal que ninguna resolución o mandato de la justicia produce efecto ni empece perjuicio a los interesados, sin que sea notificado en la forma correspondiente, principio que reconoce y eleva a precepto el Código de Procedimiento Civil, al decir en su artículo 38 que las resoluciones judiciales sólo producen efecto en virtud de notificación hecha con arreglo a la ley, salvo los casos expresamente exceptuados por ella” (C. S., Cas. Fondo, 30/10/1909, t.II ,Nª969, p.423).

Por consiguiente debe entenderse que una resolución no ha sido notificada con arreglo a la ley en los siguientes casos:
a).- Cuando la notificación es nula, es decir, cuando la resolución a sido notificada de acuerdo con la forma propia que la ley señala, pero que no ha reunidos todos los requisitos necesarios para que sea válida en sí.
b).- Cuando siendo válida en sí no le sea aplicable, es decir, cuando una resolución es notificada mediante una forma de notificación que no le es aplicable, aunque esa forma haya reunido todos sus requisitos de validez.

En este sentido la notificación es válida en sí, pero no en relación con la resolución que se notifica, debido a lo cual ésta no produce efecto alguno.

En definitiva, no basta que el sujeto pasivo de la notificación haya tomado conocimiento de hecho de la resolución para que ésta surta sus efectos, como por ejemplo de “que alguien le hubiese contado al sujeto pasivo de que se presentó una demanda en su contra y que fue acogida a tramitación”, sino que es necesario, que dicha resolución sea notificada legalmente, en cuyo caso se presume de derecho que el sujeto pasivo ha tomado conocimiento de la misma y, en consecuencia, a partir de ese momento la resolución ha podido producir sus efectos propios, sin que dicho sujeto pueda alegar su desconocimiento, salvo el caso contemplado en el artículo 80, del litigante rebelde que puede pedir la nulidad de lo obrado.

1.2.- Excepciones. Resoluciones Judiciales que producen sus efectos sin necesidad de notificación
Las excepciones que contempla la ley, son las siguientes:
a).- La resolución recaída en una solicitud de medidas precautorias, de medidas precautorias provisionales y de medidas prejudiciales
a.1.- El inciso 1º del artículo 302 dispone que “el incidente a que del lugar las medidas de que trata este Título (medidas precautorias) se tramitará en conformidad a las reglas generales y por cuerda separada”.
Esta disposición ha dado origen a dos interpretaciones. Según una, toda solicitud de medida precautoria da siempre y necesariamente origen a un incidente, que debe notificarse antes de que se decrete y se lleve a efecto lo solicitado, en cuyo caso no se produciría excepción alguna a la regla del artículo 38. En cambio la doctrina mayoritaria sostiene que la solicitud no debe tramitarse incidentalmente, sino que la medida ya decretada puede o no dar origen a un incidente, pues es el Tribunal quien, procediendo de plano, debe conceder o denegar las medidas precautorias solicitadas, sin dar trámite alguno a la solicitud. Esta última interpretación está fundada en la letra de la ley, la que usa una forma verbal hipotética: “el incidente a que den lugar las medidas”. Es decir, la ley se coloca en el caso de que las medidas precautorias puedan o no dar origen a un incidente, con lo que admite la posibilidad de que no den origen a él. En este último sentido, la defensa del afectado tendría lugar sólo después de que las medidas han sido decretadas y han podido ser cumplidas. De ahí que los tribunales, en forma mayoritaria, proveen a la solicitud de medidas precautorias, si la providencia es favorable, diciendo : “Traslado y autos, haciéndose mientras tanto como se pide”, aunque más preciso sería “se concede la medida hasta que se resuelva por este tribunal la incidencia a que diere lugar este decreto”.
a.2.- Una excepción más clara y precisa a la regla general del artículo 38, son las denominadas medidas precautorias provisionales, contempladas en el inciso 2º del mismo artículo 302 que dice: “Podrán, sin embargo llevarse a efecto dichas medidas antes de notificarse a la persona contra quien se dictan, siempre que existan razones graves para ello y el tribunal así lo ordene. Transcurridos cinco días sin que la notificación se efectúe, quedarán sin valor las diligencias practicas. El tribunal podrá ampliar este plazo por motivos calificados."
Este plazo legal, que puede ampliar el tribunal “por motivos fundados”, es un plazo de caducidad, ya que, como lo ha resuelto la Jurisprudencia, la “sanción legal de quedar sin valor las medidas precautorias, si transcurre el plazo sin efectuarse la notificación, se opera por el solo ministerio de la ley y surte sus efectos como si no se hubiera existido la medida precautoria” (C. A. La Serena, /03/05/09 G.,1909, t.I,Nª217, pág.916).
Por último, en cuanto a la forma en que debe ser hecha la notificación al que va a ser afectado por las medidas, el inciso 3º del artículo 302 dice “la notificación a que se refiere este artículo podrá hacerse por cédula si el tribunal así lo ordena”.

a.3.- En cuanto a las medidas prejudiciales, el artículo 289 del Código de Procedimiento Civil establece, que “las diligencias expresadas en este Título pueden decretarse sin audiencia de la persona contra quien se piden, salvo los casos ex que expresamente se exige su intervención”.

Algunos han criticado la asimilación del concepto de audiencia con el de notificación, sosteniendo que se trata de dos concepto distintos, pues en definitiva lo que se pretende es que estas medidas pueden decretarse de plano y no en forma incidental, lo que constituye en la práctica una excepción al artículo 38, en la forma vista a propósito de las medidas precautorias.

b).- La resolución judicial que declara desierta la apelación por la no comparecencia del apelante (artículo 201 del C.P.C.) y las resoluciones que se dicten en segunda instancia respecto del apelado rebelde (artículo 202 del C.P.C.), las que producen efectos sin requerirse notificación de ellas; y

El artículo 200 inc.1º del C.P.C. establece: “Las partes tendrán el plazo de cinco para comparecer ante el tribunal superior a seguir el recurso interpuesto, contado este plazo desde que se reciban los autos en la secretaría de segunda instancia.”
Puede suceder que no comparezca el apelante o que no comparezca el apelado. El artículo 201 dice al respecto: “Si la apelación se ha interpuesto fuera de plazo o respecto de resoluciones inapelables o no es fundada o no contiene peticiones concretas, el tribunal correspondiente deberá declararla inadmisible de oficio. La parte apelada, en todo caso, podrá solicitar la declaración pertinente, verbalmente o por escrito.
Del fallo que en estas materias dicte el tribunal de alzada, podrá pedirse reposición dentro de tercero día. La resolución que declare la deserción del apelante producirá sus efectos respecto de éste desde que se dicte y sin necesidad de notificación”.

Por su parte, el artículo 202 dispone “Si no comparece el apelado, se seguirá el recurso en su rebeldía, por el sólo ministerio de la ley, y no será necesario notificarle las resoluciones que se dicten, las cuales producirán sus efectos respecto del apelado rebelde desde que se pronuncien.”

c).- La resolución que ordena despachar o denegar el despacho del mandamiento de ejecución y embargo, que produce efectos sin audiencia ni notificación del demandado, aunque éste se haya apersonado (comparecido) en el juicio (artículo 182 del C.P.C.).

En esta situación el Tribunal - presentada la demanda ejecutiva y el título correspondiente- sin notificación ni audiencia del demandado, decide acerca de la procedencia o improcedencia de la acción entablada, ordenando la ejecución pedida o denegándola, respectivamente. El deudor recién toma conocimiento de la demanda ejecutiva entablada en su contra sólo al momento de requerírsele de pago.

d).- La resolución que ordena suspender una obra nueva denunciable
El artículo 930 del Código Civil dispone: “El poseedor tiene derecho para pedir que se prohiba toda obra nueva que se trate de construir sobre el suelo de que está en posesión.
Pero no tendrá el derecho a denunciar con este fin las obras necesarias para precaver la ruina de un edificio, acueducto, canal, puente acequia, etc., con tal que en lo que puedan incomodarle se reduzca a lo estrictamente necesario….
Tampoco tendrá derecho a embarazar los trabajos conducentes a mantener la debida limpieza en los caminos, acequias, cañerías, etc.”

Por su parte el artículo 931 del mismo Código expresa: “Son obras nuevas denunciables las que, construidas en el predio sirviente, embarazan el goce de una servidumbre construida en él.
Son igualmente denunciables las construcciones que se trata de sustentar en edificio ajeno, que no está sujeto a tal servidumbre.
Se declara especialmente denunciable toda obra voladiza que atraviesa el plan vertical de la línea divisoria de dos predios, aunque no se apoye sobre el predio ajeno, ni dé vistas ni vierta aguas lluvias sobre él”

El Código de Procedimiento Civil establece un procedimiento especial para estos casos que se denomina genéricamente interdicto o juicio posesorios en el título IV del Libro III, en donde el artículo 565 dice: “Presentada la demanda para la suspensión de una obra nueva denunciable, el juez decretará provisionalmente dicha suspensión y mandará que se tome razón del estado y circunstancias de la obra y que se aperciba al que las esté ejecutando con la demolición, a su costa, de lo que en adelante se haga”.
El artículo 566 establece que “no es necesaria la notificación del denunciado para llevar a efecto la suspensión decretada. Bastará para esta suspensión la notificación del que esté dirigiendo o ejecutando la obra”.

e).- Las resoluciones notificadas tácitamente.
Estas resoluciones son a las que la ley da valor jurídico en virtud de su conocimiento de hecho y, en consecuencia, producen todos sus efectos correspondientes, aun cuando, debiendo haber sido notificadas no lo fueron de ninguna forma o en ora forma que la legal y, por tanto, no debieron producir efecto alguno.

2.- Para la validez de la notificación no se requiere el consentimiento del notificado
El artículo 39 dispone, como principio general a toda notificación, que “para la validez de la notificación no se requiere el consentimiento del notificado”.

El fundamento de esta disposición, radica en la circunstancia de que si en virtud del artículo 38 las resoluciones judiciales producen efectos al ser notificadas con arreglo a la ley, dicho efecto no puede quedar pendiente ni sujeto a la voluntad del notificado. Esto sucedería en el caso de que el consentimiento del notificado fuese un requisito de validez de la notificación, por cuanto ello significaría que se le permitiese burlar de modo absoluto la acción de la justicia, desde el momento que le bastaría a una persona negarse a ser notificada de una resolución dictada en su contra, para que ella no produjese efectos.

La única excepción que contempla la ley al artículo 39, según don José Ramón Camiruaga, es la de la notificación personal realizada en la oficina del secretario, la que debe ser hecha por este funcionario. Este tipo de notificación exige para su validez el consentimiento del notificado, en virtud del N°2 del artículo 380 del C.O.T., que establece entre las funciones del secretario la de notificar las resoluciones “a los interesados que acudieren a la oficina a tomar conocimiento de ellas”, es decir, que acudieren voluntariamente a notificarse (Obra citada, pág.52).

3.- En el acto de la notificación no se admite declaración alguna del notificado.
El artículo 57 establece que “las diligencias de notificación que se estampen en los procesos no contendrán declaración alguna del notificado, salvo que la resolución ordene o, por su naturaleza, requiera esa declaración”.

Esta disposición contiene una regla general y dos excepciones:
La regla general, contenida en el precitado artículo 57, que se refiere a la diligencia de notificación y también al documento mismo en que la notificación consta o es consignada, se explica porque el legislador ha querido que no se desvirtúe la naturaleza de la notificación, desde el momento en que, por tratarse de un acto de comunicación, se agota al cumplir su objetivo, que es el de comunicar una resolución judicial al sujeto pasivo de la notificación.

Los tribunales han resuelto, con relación a esta materia, que el “receptor se debe limitar a la notificación y no puede certificar sobre otros hechos extraños a dicha notificación” (C.A. Valpo., 1921, G. 1° sem. N°147, pág.686).

Las excepciones que el mismo artículo 57 establece a la regla general, son las siguientes:
a).- Que la resolución que se notifique ordene que el notificado haga alguna declaración determinada en el acto de notificación.
b).- Que la naturaleza misma de la resolución que se notifique exija alguna declaración del notificado.
Ejm. Artículos 417 (aceptación del cargo de perito) y 434 N°4 (tacha de falsedad de firma opuesta por el aceptante de letra de cambio o suscriptor de pagare, al tiempo de protestarse el documento por falta de pago), del Código de Procedimiento Civil.


F.- REQUISITOS
Las notificaciones son una categoría especial de actuaciones judiciales y como tales, salvo norma expresa en contrario, deben aplicarse las disposiciones del Título VII del Libro I del C.P.C.






G.- CLASIFICACIÓN
En cuanto a la forma que pueden revestir las notificaciones, éstas se clasifican en:
1.- Notificación personal
2.- Notificación Personal subsidiaria o notificación personal del artículo 44 del C.P.C.
3.- Notificación por cédula, la que se subclasifica en: por cédula propiamente dicha y por cédula por avisos.
4.- Notificación por avisos.
5.- Notificación por el estado diario
6.- Notificación tácita
7.- Notificación ficta.
8.- Notificaciones especiales


II.- NOTIFICACIÓN PERSONAL PROPIAMENTE TAL O EN PERSONA

A.- CONCEPTO
Es aquella que consiste en entregar a la persona a quien se debe notificar, en forma personal, copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que haya recaído, cuando sea escrita (artículo 40 del C.P.C.)

B.- CARACTERISTICAS
La notificación personal es una forma de notificación que puede caracterizarse del siguiente modo:
i.- La notificación personal es una forma de notificación, en la cual la comunicación en que ella consiste se realiza únicamente mediante la entrega directa de copia íntegra de lo debe notificarse;
ii.- La notificación personal es una forma de notificación en la cual el conocimiento se presume conocido por la recepción directa de la copia íntegra de lo que debe ser notificado, ya que la copia la recibe la persona a quien debe notificarse.
iii.- La notificación personal es la forma más perfecta de notificación, porque es la única que produce un conocimiento real y completo de los quede ser notificado, por lo que es supletoria de cualquier otra forma de notificación, de allí que conforme el artículo 47 inciso final, dice “que puede usarse en todo caso”.

C.- REQUISITOS
1.- Debe efectuarse en días y horas hábiles (artículo 59 del C.P.C.)
Aunque el artículo 59 contiene la regla general en virtud de la cual toda actuación judicial debe practicarse en días y horas hábiles (entre las ocho y veinte horas), el artículo 41 apartándose de esta regla general, ha establecido reglas especiales en cuanto a la notificación personal.

Señala el artículo 41 inciso 1° y 2°: “En los lugares y recintos de libre acceso público, la notificación personal se podrá efectuar en cualquier en cualquier día y a cualquier hora, procurando causar la menor molestia posible al notificado. En los juicios ejecutivos, no podrá efectuarse el requerimiento de pago en público y, de haberse notificado la demanda en un lugar o recinto de libre acceso al público, se estará a lo establecido en el artículo 443 N°1.
Además, la notificación podrá hacerse en cualquier día, entre las seis y las veintidós horas, en la morada o lugar donde pernocta el notificado o en el lugar donde éste ordinariamente ejerce su industria, profesión o empleo, o en cualquier recinto privado en que éste se encuentre y al cual se permita el acceso del ministro de fe.”

Agrega el artículo 41 inc. 3° que “si la notificación se realizare en día inhábil, los plazos comenzarán a correr desde las cero horas del día hábil inmediatamente siguiente…”

Pese a la amplitud de días y horas que consagra en el artículo 41, nada obsta a la facultad de solicitar habilitación de día y hora inhábiles cuando causas urgentes así lo exijan, de acuerdo a lo previsto en el artículo 60 del C.P.C.

2.- Debe efectuarse en lugar hábil (artículo 41 y 42 del C.P.C.)
La notificación personal debe ser practicada en algunos de los lugares que el artículo 41 señala como hábiles para su práctica o en otros lugares distintos, siempre que hayan sido habilitados en conformidad a lo dispuesto en el artículo 42. Este es un requisito de validez de la notificación personal, luego es nula la notificación personal efectuada en lugar inhábil o no habilitado legalmente,

i).- Son lugares hábiles para la práctica de la notificación personal, conforme lo dispuesto en el artículo 41:
a).- El oficio (oficina) del secretario

b).- La casa que sirve de despacho al tribunal, excepto en la secretaría.
Excepcionalmente, los jueces no pueden ser notificados en el local en que desempeñan sus funciones. Según la Doctrina, al utilizar la ley la expresión “local”, ha querido referirse mediante ella al despacho del juez exclusivamente y no al resto de las oficinas que sirven de despacho al tribunal.

c).- La morada o lugar donde pernocta el notificado.
Al hablar el legislador de “morada” del notificado se ha querido referir al lugar o casa en que el vive o mora, esto es el lugar en que el notificado esté de asiento con cierta frecuencia. Respecto del “lugar donde pernocta”, esta expresión debe entenderse en su sentido natural y obvio, esto es, referida al lugar donde la persona que deba ser notificada, pasa la noche.

d).- El lugar donde ordinariamente el notificado ejerce su industria, profesión o empleo.
La palabra “lugar” no ha sido empleada en su acepción restringida equivalente a casa, construcción o edificio en que el notificado trabaja habitualmente, sino queriendo significar, con toda amplitud, el recinto abierto o cerrado, grande o pequeño, en que aquél despliega sus actividades. Así por ejemplo, para el comerciante o industrial, lo será todo el establecimiento de comercio o industria, incluso las bodegas, fábricas, instalaciones o dependencias.

e).- En cualquier recinto privado en que se encuentre el notificado y al cual se permita el acceso al ministro de fe.
Algunos han criticado este precepto por considerarlo excesivamente audaz, al ampliar indefinidamente los lugares en que puede ser practicada la notificación personal. Sin embargo su inclusión (por Ley N°19.382 de 1995), ha sido defendida por recoger las condiciones dinámicas de la vida actual y facilitar la realización de la notificación personal, tal cual ocurre con la gran mayoría de las legislaciones modernas, que tienen a no restringir los lugares para la práctica de las notificaciones.

ii).- Habilitación de lugares inhábiles para la práctica de la notificación personal (artículo 42)
Cuando la persona a quien se trata de notificar personalmente, no tenga habitación conocida en el lugar en que ha de ser notificada, el tribunal puede autorizar que la notificación se practique en otros lugares distintos de los señalados en el artículo 41.
La circunstancia de no tener habitación conocida en el lugar, hace procedente la habilitación de lugar, lo que se debe acreditar con un certificado del ministro de fe, en el cual dejara constancia: a) de haber hecho las indagaciones posibles para tal averiguación, b) de cuáles han sido las indagaciones concretas que ha practicado, detalladamente, y c) de que las indagaciones practicadas han resultado infructuosas para determinar la habitación de la persona a quien se pretendía notificar personalmente.

3.- Debe efectuarse la notificación personal por funcionario competente.
Los funcionarios competentes para tal efecto son:
a).- El secretario del tribunal que dictó la resolución que debe ser notificada, sólo respecto de las notificaciones personales que efectúa en su oficina, es decir, en la secretaría del tribunal. (artículo 380 N°2 del C.O.T.)

b).- El receptor del Tribunal, sólo respecto de las notificaciones personales que realice en los restantes lugares hábiles, pero nunca dentro de las oficinas del Secretario (artículo 390 del C.O.T.)
Sin embargo, en el caso de que un receptor haya sido nombrado accidentalmente, en calidad de interino o suplente, secretario de un juzgado de letras, puede notificar personalmente en la secretaría del tribunal, aunque queda inhabilitado para practicar diligencias judiciales fuera del juzgado, en su carácter de receptor (C. de Tacna, 1913, G. N°294 p.927)

A respecto, debemos tener presente además:
1.- El Secretario puede delegar sus funciones en el oficial primero de secretaría (artículo 58 del C.P.C.)
2.- En caso que por ausencia, inhabilidad u otro motivo calificado, los receptores judiciales no pueden practicar la notificación, el tribunal puede designar receptor (ad-hoc) a un empleado de la secretaría del mismo tribunal para el sólo efecto que practique esa determinada actuación (artículo 392 del C.O.T.).
3.- Existen organismos públicos que cuentan con funcionarios propios para la práctica de las notificaciones (Ej. Consejo de Defensa del Estado)
4.- En algunos procedimientos especiales ( de mínima cuantía), se posibilita que la notificación personal se efectúe por personas que no revisten el carácter de ministros de fe (Ej. Artículo 705 del C.P.C. “por medio de vecino de la confianza del tribunal que sea mayor de edad y sepa leer y escribir, o por un miembro del cuerpo de Carabineros”, en el caso de que no haya receptor o si habiéndolo esté inhabilitado.)

4.- Debe efectuarse la notificación en la forma que establece la ley.
En la notificación personal, existe un enfrentamiento fisco entre el ministro de fe y la persona a quien se debe notificar.
En dicho acto, el ministro de fe debe entregar al notificado personalmente copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que haya recaído cuando sea escrita (artículo 40 del C.P.C.). No basta por tanto, para la validez de la notificación personal, con la entrega de la copia de la resolución, aun cuando ella es la que debe ser notificada, para que produzca efectos, en conformidad al artículo 38, debido a que por su redacción, por lo general sintética, no es comprensible sin la solicitud sobre la cual recae y por las referencias que en ella se hacen a la solicitud que provee.
Ahora en cuanto a la solicitud escrita a que se refiere este precepto es el documento en el que consta un acto de parte, que la ley comúnmente denomina escrito.

5.- Debe dejarse constancia escrita en el proceso (artículo 61 inc.1° y 43 del C.P.C.), lo que se realiza mediante una certificación o acta de haber efectuado la diligencia.
Conforme el artículo 61 toda actuación judicial debe ser documentada. En este mismo sentido y de manera especifica, el artículo 43 expresamente ordena que la notificación personal- que es una especie de actuación judicial- sea documentada, y señala los requisitos de ella en cuanto documento, al decir que “la notificación (personal) se hará constar en el proceso por diligencia que suscribirán el notificado y el ministro de fe, y si el primero no puede o no quiere firmar, se dejará testimonio de este hecho en la misma diligencia.
La certificación deberá, además, señalar la fecha, hora y lugar donde se realizó la notificación y, de haber sido hecha en forma personal, precisar la manera o el medio con que el ministro de fe comprobó la identidad del notificado.”

En virtud de lo anterior, y conforme lo dispuesto en los artículos 61 inc.1° y 43 inc.2°, podemos afirmar que los requisitos de la notificación personal en cuanto a la certificación, son los siguientes:
a.- Expresión del lugar en que se verifique la notificación personal.
Tiene por objeto probar si ella fue realizada o no en alguno de los lugares hábiles que señala el artículo 41 o en el que haya sido habilitado por el tribunal conforme el artículo 42, y además, si fue practicada por un funcionario competente.
b.- Expresión de la fecha (día, mes y año) y hora en que se verifique la notificación personal.
Tiene por objeto probar que ella fue practicada o no en algunos de los días y horas hábiles que señalan el artículo 59 y 41 inciso 2°.
Se expresará, además, “...la fecha con indicación de la hora, a lo menos, aproximada” (artículo 43 del C.P.C.).
c.- Expresión de la forma en que se verifique la notificación personal.
El inciso 1° del artículo 43 comienza diciendo que “la notificación (personal) se hará constar en el proceso”, en concordancia con el inciso 1° del artículo 61, que expresamente dice que “de toda actuación deberá dejarse testimonio escrito en el proceso con expresión…”. Tiene por objeto probar si la notificación personal ha sido o no verificada al notificado en conformidad a los requisitos específicos que señala el artículo 40 inc.1°: entregándole “copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que haya recaído, cuando sea escrita”.
d.- Expresión de la manera o medio en que se ha comprobado la identidad del notificado, para cuyo efecto deberá acreditar y dejar constancia del nombre y apellidos del notificado.
Tiene por objeto determinar si la notificación fue hecha realmente o no a la persona que debía ser notificada y, por tanto, si le empece o no la resolución que le fue notificada.
e.- Suscripción por el notificado y el ministro de fe del documento en el que consta la notificación personal.
El artículo 61 en su inciso 2° ordena, que de toda actuación judicial deberá dejarse testimonio escrito en el proceso, que será firmado por “todas las personas que hayan intervenido” en ella y, específicamente, el inc. 1° del artículo 43 dispone que la diligencia de la notificación personal deba ser suscrita por el notificado y el ministro de fe. Sin embargo, la firma del notificado no es un requisito de validez- como sí ocurre a propósito de la firma del ministro de fe-, pues la falta de firma del notificado puede ser suplida por el testimonio de que éste no quiso o no pudo firmar.

A mayor abundamiento, el artículo 61 inciso final dispone que “La autorización del funcionario a quien corresponda dar fe o certificado del acto es esencial para la validez de la actuación.”

D.- RESOLUCIONES QUE DEBE NOTIFICARSE PERSONALMENTE
En primer lugar, la notificación personal por ser la más completa de aquellas que establece la ley puede ser utilizada en todo caso para notificar cualquier resolución judicial, puesto que ella es supletoria a todas las otras que contempla la ley (artículo 47 del C.P.C.)
Es así como esta forma de notificación, puede se usada facultativamente por cualquier de las partes para notificar cualquiera resolución judicial, aunque la ley establezca una forma especial respecto de la misma resolución. Lo anterior tiene su fundamento en el artículo 47 que dispone que “la forma de notificación de que tratan los artículos precedentes (personal y personal subsidiaria) … podrá, además, usarse en todo caso”. Así lo ha establecido la Jurisprudencia al decir, que “la notificación personal puede usarse en todo caso aun en aquellos para los cuales la ley establece una forma especial” (C. Valpo. 1904. G.tI, N°309, p.430).

En segundo lugar, debe siempre utilizarse la notificación personal en los siguientes casos:
a).- En toda gestión judicial, la primera notificación a las partes o personas a quienes haya de afectar sus resultados debe hacerse personalmente (artículo 40 del C.P.C.).
Al respecto, debemos tener presente que la ley nos habla de “la primera notificación” y no de la notificación de la demanda. En consecuencia la demanda y la resolución que en ella recaiga se notificarán personalmente al demandado sólo cuando la demanda hubiere sido la primera presentación que dio inicio al procedimiento, que será lo normal según lo previsto en el artículo 253 del C.P.C.. No obstante, si el proceso se hubiere iniciado por una medida prejudicial, ella y la resolución que sobre esta ésta recaiga deberá ser notificada personalmente por ser la primera notificación y no la demanda que se presentare con posterioridad, la que en tal caso no se encontrará en la situación de ser la primera notificación.

Por otra parte, la primera notificación es personal sólo respecto del sujeto pasivo y no respecto del actor, a quien sólo se le notifica por el Estado Diario (artículo 40 inc.2° del C.P.C.)

Sin perjuicio de lo expuesto, se ha suscitado discusión acerca de algunos procedimientos que pueden suscitarse durante o como consecuencia de una gestión judicial, como ocurre por ejemplo, a propósito de las tercerías en el juicio ejecutivo, las que conforme la ley se tramitan como incidentes. El problema es si éstas constituyen o no un proceso independiente, en el primer caso, la demanda de tercería necesariamente debe notificarse personalmente; en el segundo se notificarían por el estado diario conforme la regla general del artículo 50.

b).- Cuando la ley disponga que se notifique a alguna persona para la validez de ciertos actos (artículo 47 del C.P.C.)
Los actos a que se refiere esta disposición pueden ser de distinta naturaleza o tener distintos objetivos:
b.1.- Aquellos de naturaleza procesal, como ocurre con la notificación del estado en que quede el proceso a sus herederos, al producirse el fallecimiento de alguna de las partes que obraba por sí misma en él (artículo 5 del Código de Procedimiento Civil); la notificación de la renuncia a su mandato de un mandatario judicial y del estado del proceso, a su mandante (artículo 10 del mismo Código); notificación de los títulos ejecutivos a los herederos del deudor fallecido (artículo 1377 del Código Civil).
b.2.- Aquellos que no son procesales, sino materiales. En estos casos la aplicación material de la notificación personal sólo es procedente cuando ella es exigida como requisito de validez del acto material, es decir, cuando su omisión acarrea la nulidad del mismo. Como ocurre por ejemplo en la notificación de la cesión de un crédito nominativo (artículo 1.902 del C.C.), y en la notificación al acreedor en el pago por consignación (artículo 1601 del Código Civil)
b.3.- Aquellos en que la ley exige una notificación con relación a un acto material, pero no como requisitos de validez, sino para otros efectos, como para hacer oponible el acto a terceros o para iniciar el computo de un plazo, como ocurre, con la notificación en la subrogación convencional, conforme se desprende de los artículos 1608 a 1611 del Código Civil.

c.) - La resolución que de lugar al cumplimiento de una sentencia en contra de un tercero dentro del procedimiento incidental (artículo 233 inc.2° del C.P.C.)

d.)- Cuando los tribunales lo ordenen expresamente (artículo 47 inc.1°del C.P.C.). Este inciso 1° dice en su parte pertinente que “la forma de notificación de que tratan los artículos precedentes (personal y personal subsidiaria) se empleará… cuando los tribunales lo ordenen expresamente”.
Es decir, el tribunal puede ordenar que cualquiera resolución judicial que haya sido dictada por él, sea notificada personalmente, aunque la ley establezca otra forma de notificación para la resolución que se trate. Esta orden del tribunal debe ser expresa y su dictación tiene el carácter facultativo. En todo caso el tribunal para dictar esa orden debe tomar en cuenta la importancia y costo de la resolución y la ventaja que la seguridad del conocimiento real de ella por parte del notificado pueda tener sobre la celeridad del proceso.

En tercer lugar, el legislador establece que en determinados casos puede emplearse la notificación personal o por cédula:
a.- Las notificaciones que se hagan a terceros que no sean parte en el juicio (testigos, peritos) o a quienes no afectan sus resultados (artículo 56 del C.P.C.).
b.- Las resoluciones que se dicten en el proceso, luego de haber estado éste paralizado y sin que se hubiere dictado resolución alguna durante un plazo superior a seis meses, deberán ser notificadas personalmente o por cédula y no se considerarán como notificaciones válidas las que se hubieren hecho por el estado diario respecto de ellas (artículo 52 del C.P.C.).
En estos casos, lo normal en la práctica es que dichas resoluciones se notifiquen por cédula y no personalmente por ser aquella una forma de notificación de mayor expedición y fácil de practicar.



III.- LA NOTIFICACIÓN PERSONAL SUBSIDIARIA; PERSONAL DEL ARTÍCULO 44 DEL C.P.C.

A.- PROCEDENCIA
Esta forma de notificación personal se aplica cada vez que, intentando el ministro de fe competente practicar la notificación del artículo 40, ésta no se verifique por no haberse encontrado a la persona que se trata de notificar en alguno de los lugares hábiles señalados por la ley, en días y horas hábiles (artículo 44 inc.1° del C.P.C.)

B.- CARACTERÍSTICAS
1.- Es supletoria de la notificación personal
2.- Es una forma supletoria de notificación, en la cual la comunicación en que ella consiste puede realizarse de dos modos: a) de un modo principal, mediante la entrega indirecta de copia íntegra de lo que debe notificarse, y b) de un modo subsidiario, mediante fijación de un aviso que dé noticia de lo que debe notificarse por el ministro de fe, en el lugar en que ella debe ser practicada.
En ambos casos el ministro de fe , debe enviar al notificado una carta aviso de habérsele practicado la notificación.
3.- Es una forma supletoria de notificación, en la cual el conocimiento se presume producido de alguno de los siguientes modos: a) por la recepción indirecta de la copia íntegra de lo que debe ser notificado, pues la copia no la recibe directamente quien debe ser notificado, y b) por el solo hecho de la fijación del aviso que dé noticia de lo que debe ser notificado, cuando la notificación personal subsidiaria se efectúa de este modo supletorio

C.- PROCEDIMIENTO
Esta notificación personal siempre se efectúa fuera del recinto del tribunal, por lo tanto, el único funcionario competente para practicarla es el receptor.

El artículo 44 ha establecido el siguiente mecanismo:
1.- Búsquedas: El ministro de fe debe buscar a la persona que se trata de notificar en su habitación o en el lugar donde habitualmente ejerce su industria, profesión o empleo, a lo menos en dos días distintos, sin que sea habida.
1.1.- En cuanto al lugar de las búsquedas. El uso de la conjunción disyuntiva “o” utilizada por el artículo 44 inciso 1°, ha llevado a algunos autores a sostener que bastaría que el ministro de fe encargado de la diligencia efectúe las búsquedas en uno cualquiera de los lugares hábiles que dicho precepto establece y no en ambos. Sin embargo, la gran mayoría de la Doctrina, ha estimado si sólo se conoce uno cualquiera de ellos, es natural que la búsqueda sólo puede practicarse en el lugar que sea conocido; pero si son conocidos ambos lugares, la búsqueda debe ser practicada en ambos.
1.2.- En cuanto al tiempo y cantidad de las búsquedas. La ley dice que las búsquedas deben efectuarse en dos días distintos, puesto que puede suceder que quien se trata de notificar se encuentre fuera del lugar hábil precisamente los mismos días de la semana, verbi gracia, todos los días miércoles. A mayor abundamiento, y pese a que la ley no lo ha establecido, la Doctrina ha entendido que las dos búsquedas deben practicarse en horas distintas de días distintos.

2.- Certificación: El ministro de fe, acto seguido, deberá certificar:
2.1.- Que la persona a quien se debe notificar personalmente ha sido buscada en dos días distintos en su habitación o en el lugar donde habitualmente ejerce su industria, profesión o empleo;
2.2.- Que la persona a quien debe notificarse personalmente no ha sido habida en ninguno de los dos días, ni en ninguno de los lugares en que debe ser buscada;
2.3.- Que la persona que se trata de notificar se encuentra en el lugar del juicio, esto es, en la ciudad donde el tribunal tiene su asiento, y
2.4.- Cual es su morada o lugar donde ejerce su industria, profesión o empleo.
En cuanto a la expresión “morada”, dos son los sentidos que se le dan a esta expresión, uno amplio y otro restringido.
En su sentido restringido, morada es sólo el lugar donde una persona vive con su familia, un lugar donde cena, duerme y convive.
En su sentido amplio, morada no sólo se refiere al lugar donde uno vive o convive, sino que comprende también al lugar donde una persona ejerce su industria, profesión o empleo (oficio), y en general, a todo lugar donde la persona que se trata de notificar pase una parte considerable del día.
Nuestra Jurisprudencia ha sido categórica al entender reiteradamente que la voz “morada” debe interpretarse en su sentido amplio.

3.- Solicitud de notificación personal subsidiaria: Efectuadas las búsquedas y certificadas las circunstancias antes señaladas, el interesado deberá presentar un escrito en el que solicita la práctica de la notificación personal subsidiaria del artículo 44 inciso 2° del C.P.C.

4.- Notificación: Señala el artículo 44 inciso 2° del C.P.C. que “establecidos ambos hechos, el tribunal ordenará que la notificación se haga entregando las copias a que se refiere el artículo 40 a cualquiera persona adulta que se encuentre en la morada o en el lugar donde la persona que se va a notificar ejerce su industria, profesión o empleo. Si nadie hay allí, o si por cualquiera otra causa no es posible entregar dichas copias a las personas que se encuentren en esos lugares, se fijará en la puerta un aviso que dé noticias de la demanda, con especificación exacta de las partes, materia de la causa, juez que conoce de ella y de las resoluciones que se notifican.
En caso que la morada o el lugar donde pernocta o el lugar donde habitualmente ejerce su industria, profesión o empleo. Se encuentre en un edificio o recinto al que no se permite el libre acceso, el aviso y las copias se entregarán al portero o encargado del edificio o recinto, dejándose testimonio expreso de esta circunstancia.”

En resumen, la notificación personal subsidiaria debe practicarse mediante entrega de copias o fijación de aviso y, en uno u otro caso, debe el ministro de fe que practicó la notificación enviar una carta aviso al notificado

Lo que el artículo transcrito establece es una ficción legal, puesto que se da por notificada a una persona que ni siquiera se le ha encontrado. La desvinculación entre el “notificado” y la persona a la que se trata de notificar, es evidente, toda vez que no es necesario notificar a la persona misma que debe serlo, sino que a cualquiera persona adulta, al portero o encargado del edificio o recinto que recibe las copias que el precepto indica.

5.- Modos de practicar la Notificación Personal Subsidiaria
El inciso 2° del artículo 44 establece dos modos de practicar este tipo de notificación, un modo principal y uno subsidiario.
5.1.- El modo principal, se refiere a la entrega de copias “... a cualquier persona adulta que se encuentre en la morada o en el lugar donde la persona que se va a notificar ejerce su industria, profesión o empleo”.

A este respecto, cabe señalar que persona adulta significa, conforme los artículos 26 y 55 del Código Civil, todo individuo de la especie humana, cualquiera que sea su estirpe o condición, que siendo varón haya cumplido catorce años, o que siendo mujer, haya cumplido doce, es decir, que no sea impúber y, por tanto incapaz absoluto en razón de edad. La ley exige la calidad de adulto o de púber en el receptor de las copias con el objeto de asegurarse que ellas lleguen a manos del notificado, ya que la ley presume que la persona adulta o púber tiene el suficiente discernimiento para darse cuenta de la importancia del acto en que interviene, a pesar de ser incapaz relativo para los actos civiles.
En cuanto al objeto material de la entrega, dispone el inciso 2° del artículo 44, que lo que debe ser entregado por el receptor es : “las copias a que se refiere el artículo 40”, es decir, “copia íntegra de la resolución y de la solicitud en que haya recaído, cuando sea escrita

5.2.- El modo subsidiario, se encuentra contenido en el mismo artículo 44 inciso 2°, y consiste en la fijación en la puerta de un aviso que dé noticia de la demanda, con especificación exacta de las partes, materia de la causa, juez que conoce de ella y de las resoluciones que se notifican.
Este modo procederá “Si nadie hay allí (en la morada o en lugar donde el que se va a notificar ejerce su industria, profesión o empleo) o si por cualquier otra causa (distinta a la ausencia) no es posible entregar dichas copias (las copias a que se refiere el artículo 40) a las personas que en ella se encuentren en esos lugares,...”. Por ejemplo, si la persona es impúber o siendo adulta, se niega a recibir las copias o impide la entrada al ministro de fe encargado de practicar la notificación.
En la práctica, la fijación del aviso en la puerta del lugar, es efectuada por el ministro de fe lanzando por debajo de la puerta las mismas copias que no pudo entregar, con lo que se alcanza mejor el objetivo perseguido por el legislador de dar al notificado un conocimiento íntegro y exacto de lo que se notifica.

5.- Aviso: A objeto de garantizar que el notificado tuviere conocimiento de la notificación practicada, el artículo 46 del C.P.C. dispone que el ministro de fe deberá dar aviso de ella al notificado, dirigiéndole para tal efecto carta certificada por correo, en el plazo de dos días contado desde la fecha de la notificación o desde que se reabran las oficinas de correo, si la notificación se hubiere efectuado en domingo o festivo.
La carta podrá consistir en tarjeta abierta que llevará impreso el nombre y domicilio del receptor y deberá indicar el tribunal, el número de ingreso de la causa y el nombre de las partes.

La omisión en el envío de la carta no invalidará la notificación, pero:
a).- Hace responsable al ministro de fe de los daños y perjuicios que se originen; y
b).- El tribunal, previa audiencia del afectado, deberá imponerle al Ministro de fe alguna de las medidas que se señalan en los números 2, 3 y 4 del artículo 532 del C.O.T. (artículo 46 del C.P.C.).

6.- Acta y devolución de expediente: Una vez practicada la diligencia, el receptor debe levantar un acta con las menciones que indica el artículo 45: “La diligencia de notificación, en el caso del artículo precedente, se extenderá en la forma que determine el artículo 43, siendo obligada a suscribirla la persona que recibe las copias, si puede hacerlo, dejándose testimonio de su nombre, edad, profesión y domicilio”. Además, conforme lo dispone el artículo 46 del C.P.C., “En el testimonio deberá expresarse el hecho del envío de la carta certificada, la fecha, la oficina de correo donde se hizo y el número de comprobante emitido por tal oficina. Este comprobante deberá ser pegado al expediente a continuación del testimonio”.

Son excepcionalísimas las actas en que aparece la firma de la persona que ha recibido las copias indicadas. En la práctica, y por razones de evidente comodidad, se suele agregar una cláusula que ha pasado a formar parte de toda diligencia de esta clase: “... entregué las copias correspondientes a una persona adulta que no quiso firmar”.

Una vez que el receptor ha certificado lo por él obrado, debe proceder a devolver el expediente que contendrá el acta debidamente firmada a la secretaría del tribunal dentro de los dos días hábiles siguientes a la fecha en que se practicó la diligencia (artículo 393 del C.O.T.).
IV.-NOTIFICACIÓN POR CÉDULA

A.- CONCEPTO:
Es aquella que consiste en la entrega que hace el ministro de fe en el domicilio del notificado de copia íntegra de la resolución y los datos necesarios para su acertada inteligencia.

B.- CARACTERISTICAS
1.- Es una forma de notificación, en la cual la comunicación en que ella consiste puede realizarse de dos modos: a) de un modo principal, mediante la entrega indirecta de copia no íntegra de lo que debe notificarse (cédula que contenga la copia íntegra de la resolución y los datos necesarios para su acertada inteligencia (artículo 48 inc.1°), y b) de un modo subsidiario: mediante fijación de un aviso que dé noticia de lo que debe notificarse por el ministro de fe, en el lugar en que ella debe ser practicada.

2.- Es una forma de notificación, en la cual el conocimiento se presume producido de alguno de los siguientes modos: a) por la recepción indirecta de la copia íntegra de lo que debe ser notificado, pues la copia no la recibe directamente quien debe ser notificado, y b) por el solo hecho de la fijación del aviso que dé noticia de lo que debe ser notificado, cuando la notificación por cédula se efectúa de este modo subsidiario.

Esta forma de notificación se asemeja a la notificación personal y a la personal subsidiaria por la “entrega de copia”, aunque se diferencia de éstas, pues en este caso la copia no es íntegra.

C.- REQUISITOS
Al respecto, debemos señalar que se aplican los requisitos comunes a toda actuación judicial, sin perjuicio de cumplir con los requisitos propios de la notificación por cédula, que son:
1.- Debe efectuarse en días y horas hábiles (artículo 59 del C.P.C.)
Aunque el artículo 59 contiene la regla general en virtud de la cual toda actuación judicial debe practicarse en días y horas hábiles (entre las ocho y veinte horas).

2.- Debe efectuarse en lugar hábil (artículo 48 del C.P.C.)
El lugar hábil para practicar la notificación es el “domicilio del notificado”.

El domicilio del notificado es aquel que debe designar todo litigante (partes) en la primera gestión judicial que realice, el que debe encontrarse dentro de los límites urbanos del lugar en que funciona el tribunal. Esta designación se considerará subsistente mientras no haga otra la parte interesada. El inciso 2° del artículo 49 del C.P.C. debemos entenderlo derogado por la eliminación de los tribunales inferiores (jueces de distrito y subdelegación) efectuado por la Ley 18.776.

La sanción para el incumplimiento de la obligación de designar domicilio consiste en que las resoluciones que deben practicarse por cédula, se notificarán por el estado diario respecto de las partes que no hagan la designación de domicilio conocido y mientras ésta no se haga.
Esta sanción por expresa disposición de la ley, se hace efectiva “sin necesidad de petición de parte y sin previa orden del tribunal”. (artículo 53 inciso 2° del C.P.C.).

La referida sanción no sería aplicable al litigante que no ha comparecido a juicio (rebelde), puesto que la exigencia de fijar domicilio que establece el artículo 49 del C.P.C. se refiere sólo a aquellos que hubieren efectuado alguna gestión en el juicio, situación en la cual no se encuentra el rebelde. Esta tesis ha sido compartida por la Jurisprudencia, pero no en forma unánime.

Otro sector de la Jurisprudencia, ha sostenido que esta sanción es aplicable también al rebelde, puesto que ella opera atendiendo únicamente a que no se ha fijado domicilio, puesto que la pasividad del rebelde no puede llegar a constituir un entorpecimiento para regular el desarrollo del procedimiento.

Finalmente, entre las dos tesis opuestas, don José Ramón Camiruaga sostiene una tercera posición, que distingue si el litigante rebelde es demandado o demandante:
a).- Si el rebelde es el demandado, no se le debe aplicar la sanción del artículo 53, ya que esa aplicación vendría a agravar desconsideradamente su situación en el proceso, y la no aplicación de la sanción no produce una gran retardo en la marcha del juicio, ya que son contadas las resoluciones que deben ser notificadas por cédula legalmente. Sostiene don José Ramón, que en estos casos la notificación por cédula podría conforme lo dispuesto en el artículo 706 inciso 5°, esto es, hacerse en el lugar donde fue emplazado, el que debe tenerse por domicilio para estos efectos.
b).- Si el rebelde es el demandante, debe aplicársele la sanción del artículo 53, porque, además de no existir a su respecto el riesgo de su indefensión, es precisamente a éste a quien corresponde individualizarse en su primera gestión judicial, no siendo carga del demandado individualizarlo.

Finalmente la sanción del artículo 53, no sólo es procedente cuando no se ha designado domicilio, sino también cuando esta designación es incompleta o incorrecta (insuficiente o en un lugar distinto a los señalados en el artículo 49, respectivamente);
En cuanto a la duración de la sanción, ésta dura hasta el momento en que se haga la designación, se complete o corrija, respectivamente; según se desprende de la frase final del inciso 1° del artículo 53.

3.- Debe efectuarse la notificación por cédula por funcionario competente.
Dado que la notificación por cédula se debe efectuar en un lugar que no es el oficio del secretario, la notificación por cédula debe ser siempre efectuada por un receptor.

4.- Debe efectuarse la notificación en la forma que establece la ley
El inciso 1° y 2° del artículo 48 establece dos modos de practicar este tipo de notificación, un modo principal y uno subsidiario.
5.1.- El modo principal, o notificación por cédula propiamente tal, se refiere a la entrega de copia íntegra de la resolución y los datos necesarios para su acertada inteligencia a cualquier persona adulta que se encuentre en el domicilio.

5.2.- El modo subsidiario, o notificación por cédula por avisos, que conforme lo establecido en el inciso 2° del artículo 44, consiste en la fijación en la puerta de un aviso que dé noticia de la resolución que debe notificarse y los datos antes señalados.
Este modo procederá “Si nadie hay allí (debe entenderse en el domicilio) o si por cualquier otra causa (distinta a la ausencia) no es posible entregar dichas copias (las copias a que se refiere el artículo 48) a las personas que en ella se encuentren en esos lugares,...”.
En la práctica, la entrega y/o fijación del aviso en la puerta del domicilio de quien debe ser notificado, es efectuada por el ministro de fe lanzando por debajo de la puerta las mismas copias que no pudo entregar; domicilio que por regla general corresponde a la oficina del mandatario judicial designado por la parte.

La cédula se conforma por la copia íntegra de la resolución y de los datos necesarios para su acertada inteligencia. Los datos para la acertada inteligencia (el número de rol del proceso, la identificación del proceso según la clase de juicio, nombre de las partes y el tribunal ante el cual se sigue el proceso) generalmente en la práctica son estampados por el receptor en el margen superior izquierdo de la copia de la resolución que se notifica.

5.- Debe dejarse constancia escrita en el proceso
Con posterioridad a la notificación, y conforme a lo dispuesto en el artículo 48 inciso 3° y el artículo 61 inciso 1° el Ministro de Fe certificar en autos:
a).- Haber realizado la notificación por cédula;
b).- Expresar el lugar en que se ha verificado;
c).- Expresar la fecha en que se ha verificado (día, mes y año, pudiendo señalar la hora, a lo menos , aproximada;
d).- Expresarse la forma en que se ha verificado: si se ha verificado mediante entrega de cédula o mediante aviso;
e).- En caso de haberse efectuado mediante entrega de cédula: nombre, edad, profesión y domicilio de la persona a quien se haga la entrega (de la cédula)”.
f).- En la misma situación anterior: suscripción por la persona que reciba la cédula del documento en que consta la notificación por cédula, o en su defecto, expresión del hecho de que la persona que recibió la cédula no pudo o no quiso firmar el documento en que ella conste o que se fijó en la puerta del domicilio del notificado al no acudir nadie a sus llamados.
g).- Suscripción por el ministro de fe que practicó la notificación por cédula del documento en que ella consta.
Estos dos últimos requisitos, si bien no están establecidos en el artículo 48, son una aplicación de la regla general que para toda actuación judicial establece el inciso 2° del artículo 61.

Finalmente, no es necesario que en la notificación por cédula se remita carta certificada dando aviso de haberse practicado ella y que en el testimonio se deje constancia de ese hecho.

D.- RESOLUCIONES QUE DEBEN NOTIFICARSE POR CÉDULA
En la estructura del Código, las resoluciones que se notifican por cédula son:
1).- La sentencia definitiva (de primera instancia) (artículo 48 inc. 1° del C.P.C.).
La ley ordena que se notifiquen por cédula las sentencias definitivas, debido a la importancia que tienen para las partes esta clase de resoluciones, ya que ellas producen o pueden producir el efecto de cosa juzgada.

Excepcionalmente, tratándose de sentencias definitivas dictadas por tribunales de alzada, deben notificarse por el estado diario, con excepción de la primera, que debe ser personal, en conformidad a lo dispuesto en el inciso 1° del artículo 221.

2.- La resolución que ordena la comparecencia personal de las partes (artículo 48 inc. 1° del C.P.C.).
El fundamento de esta disposición consiste en que, salvo raras excepciones, el procedimiento civil es normalmente escrito, de allí que no se exija la presencia de las partes ante el tribunal; luego, en los casos excepcionales en los que se exige la comparecencia personal de las partes, ha querido el legislador que la resolución que así lo ordene sea notificada por cédula y no por el estado, ya que la comparecencia personal la exige la ley sólo en casos de suma importancia para el interesado, como por ejemplo, en la absolución de posiciones y en la preparación de la vía ejecutiva mediante reconocimiento de firma o confesión de deuda.
En segunda instancia, se sabe que en virtud del inciso 1° del artículo 221, todas las resoluciones que dicten los tribunales de alzada, por regla generalísima, deben ser notificadas por el estado. Sin embargo, se ha presentado la cuestión de si la comparecencia personal a estos tribunales deben ser notificadas por el estado o por cédula: La jurisprudencia se ha inclinado por aplicar preferentemente el artículo 48 y no el 221 y, por tanto, ha resuelto que estas resoluciones sean notificadas por cédula (C.S., 1910, G.t.II, N°964)

3.- La resolución que ordena recibir la causa a prueba en el juicio (artículo 48 inc.1° del C.P.C.).
Esta resolución, denominada en la práctica forense “auto de prueba”, pero que jurídicamente es una sentencia interlocutoria, es aquella que dicta el tribunal cuando estima que hay o pueda haber controversia sobre algún hecho sustancial y pertinente en el juicio.
A diferencia de la anterior, la resolución que recibe el incidente a prueba se notifica por el Estado Diario (artículo 323 del C.P.C.).

4.- Si transcurren seis meses sin que se dicte resolución alguna en el proceso, no se considerarán como notificaciones válidas las anotaciones en el estado diario mientras no se haga una nueva notificación personal o por cédula (artículo 52 del C.P.C.).

5.- Las notificaciones que se practiquen a terceros que no son parte en el juicio, o a quienes no afecten sus resultados, se hará personalmente o por cédula (artículo 56 del C.P.C.)

6.- La resolución que ordena el cumplimiento incidental de una sentencia con citación de la parte en contra de quien se pide.
“Esta resolución se notificará por cédula al apoderado de la parte...” (artículo 233 inc.2° parte primera)

7.- En los demás casos en que la ley así lo establezca expresamente (artículos 595, 629, 706 y 920 del Código de Procedimiento Civil).

8.- Cuando el tribunal facultativa y expresamente así lo ordene (artículo 48 inc. final, 221 inciso 2° y 302 inciso 3° del Código de Procedimiento Civil).


V.- NOTIFICACIÓN POR EL ESTADO (artículos 50, 51 y 53 del Código de Procedimiento Civil)

A.- CONCEPTO: La notificación por el estado constituye una ficción legal, ya que nunca se produce un conocimiento directo de la resolución que se notifica. En los tres casos anteriores, la parte toma conocimiento directo del contenido de la resolución, porque ella integra la notificación.

B.- CARACTERISTICAS
La notificación por el estado es una forma de notificación que puede caracterizarse del siguiente modo:
1.- Es una forma de notificación en la cual la comunicación en que ella consiste se realiza únicamente por la publicación o inclusión en una lista (estado), fijada en la secretaría del tribunal, del número de resoluciones que deben ser notificadas.
2.- Es una forma de notificación en la cual el conocimiento de una resolución se presume producido por el solo hecho de la publicación o inclusión en el estado, del número de resoluciones que deben ser notificadas. Se trata de una ficción legal completa.
3.

Tags: MATERIAL DE CONSULTA

Publicado por ELMAGOAZ @ 1:49 AM  | DOCTRINA
Comentarios (9)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Cecilia
s?bado, 27 de marzo de 2010 | 12:02 AM
Muy útil el material relativo a las notificaciones ,aunque tengo un reparo :está incompleto.Entre otras cosas ,falta información sobre la notificación por avisos ,la notificación ficta,etc.
¿ es posible agregar estos datos ?

En todo caso gracias de todos modos .

Saludos
Publicado por mstarrio
lunes, 05 de abril de 2010 | 8:34 PM
estams esperando una cedula ley y el notificador no viene, xde un total de 3 cedulas vino una sola vez y estabamos esperandolo pero escribe que no hay nadie, como hago para que notifique de una vez|||
Publicado por Invitado
lunes, 25 de octubre de 2010 | 11:24 PM

El artículo es muy bueno.  me gustarìa saber que se hace cuando el demandado se niega a recibir la citaciòn o el aviso???? 

Publicado por Invitado
mi?rcoles, 16 de marzo de 2011 | 1:26 PM

Buenos días, el material es muy importante, pero yo quisiera saber que significa que un receptor judicial coloque el siguiente informe:

cristian poblete rivas -  09/03/2011.Guía Cerrada (345-2011).

Publicado por Invitado
viernes, 18 de marzo de 2011 | 4:36 PM

Es muy interesante todo lo expuesto...Se aprende más de lo que    he logrado saber durante mi vida....Pero cabe una consulta...Qué pasa cuando un o una receptora judicial informa en la Causa que el domicilio señalado en la demanda ejecutiva, la persona no vive ni es conocida?

 

muchas gracias

Publicado por angelica
jueves, 05 de mayo de 2011 | 1:56 AM

amigo me podriar dar una citacion de este trabajo para saber de donde lo sacas soy estudiante de derecho

Publicado por ALFREDO
martes, 16 de agosto de 2011 | 12:23 AM

HOLA SOLO QUERIA SABER SI LO QUE PUBLICAS DE NOTIFICACIONES ES PARA MEXICO O PARA QUE PAIS, SOY ESTUDIANTE

Publicado por Ximena
lunes, 29 de agosto de 2011 | 3:04 PM

 Hola:

               Las materias  que publicas son relativas a  la legislación de qué país ?

                Si es chilena, quisiera saber si  cual es tu opinión, para el caso que    un demandante  no señale domicilio urbano dentro de la jusrisdicción del tribunal; y en donde ejecutado ha  solicitado el abandono del Procedimiento, han transcurrido más de 6 meses.

                 Procede  sólo la notifiaciób por el estrado diario  para el ejecutante o   la notificación por cédula.

                Atte.

Garcias

  

 

Publicado por henry urrutia
s?bado, 24 de septiembre de 2011 | 4:14 AM

después de interpuesta la demanda puedo reservarme el derecho de notificarla