domingo, 02 de diciembre de 2007
EL PROCESO Y LAS PARTES:

El Proceso: Conforme lo enseña el procesalista español Pedro Aragonese Alonso en su obra “Proceso y Dº Procesal, Introducción”, citando a Ihering y a Bacon, el 1er. impulso contra la injusticia consiste en una reconvención violenta que será origen de la defensa privada y de la venganza, sin embargo ello pertenece a la época cuando la fuerza y el dº aún no se han separado, el dº va a nacer cuando el Eº vaya a crear órganos para administrar objetivamente justicia.
En esta 1ª etapa, esta justicia “salvaje”, es posible distinguir 2 situaciones:

- Cuando en el dº es evidente que la defensa privada gozaba del socorro moral y físico de la comunidad.
- Por el contrario cuando esta pretensión era dudosa, la justicia privada tuvo que llevar acabo una lucha de proporciones que tuvo que ser suplida por instituciones que dirimieran el conflicto, en otras palabras, sólo había proceso cuando la pretensión era discutible. En caso contrario, es decir, cuando la pretensión no era discutible, es sólo el interesado quien la persigue sin la participación de las autoridades, porque estaba apoyado por la comunidad; desde este pto. de vista el proceso no es sino que el actuar de la justicia, ello nos lleva necesariamente al análisis, aunque sea en forma breve, de lo que es el ejercicio de al justicia, se dice que este ejercicio está íntimamente relacionado con el respeto si afirmamos que la justicia consiste en “Dar a cada uno lo Suyo”, para Werner Glodschmitd el ejercicio de la justicia consiste “en el reparto de todos los objetos susceptibles del mismo por persona entre todos y cada uno de los receptores en det. forma y según ciertos criterios”. Entendiendo por Justicia: “El conjunto de criterios que se refiere a los hombres como repartidores y receptores, a los objetos del reparto y a la forma adecuada de realizarlos”.

El ppio. supremo de la justicia consiste en el “Desarrollo de la Personalidad” (art. 1º CPR: “Las personas nacen libres”), pero no sólo debe entenderse por libres la ausencia de elementos externos que de alguna manera coharte esta libertad, sino que también sean libres para el desarrollo de su personalidad, entendida como “diferencia individual que constituye a cada persona y la distingue de otra” (Diccionario de la RAE)

Debido Proceso: Es el ejercicio de la Justicia.
Hay Cartas Fundamentales, por ej. de la Rep. Alemana de 1979 y la de España de 1978, que consagra este ppio. supremo del libre desarrollo de la personalidad, y éste abarca por un lado el Humanismo y por el otro la Tolerancia.
El Humanismo tiene un doble significado: “La Igualdad de todos los Hombres” (art. 1º CPR: “Las personas nacen libres iguales e iguales”) y la Unicidad que constituye el fundamento de la personalidad cuyo libre desenvolvimiento es asegurado por la justicia engendrando dos conceptos nuevos: “lo Propio y lo Ajeno”.

La Tolerancia consiste en el respeto y consideración hacia las opiniones y prácticas de los demás, la verdad se impondrá luego de examinar todas las opiniones expuestas.

Todos estos postulados pasan por el establecimiento de un sist. jdco. que garantice un sistema justo de respeto, única forma de hacer justicia, si nos atenemos al concepto de justicia de Werner Goldschmitd; ello nos lleva a analizar los elementos del reparto que son los sujetos, el objeto y formas del reparto:

Sujetos del Reparto: Pueden ser activos, representados por los repartidores, y pasivos, llamados receptores (partes).

Los Repartidores deberán actuar cuando la autocomposición, esto es, el acuerdo entre los interesados no fue posible para solucionar el conflicto los repartidores deben estar investidos de competencia.

Los Receptores serán aquellos que tienen un interés inmediato en el reparto y podrán ser receptores todos aquellos que pueden ser sujetos de dº (las personas legalmente capaces)

Objeto del Reparto: Será todo aquello que sea susceptible de ser repartido, y será susceptible de ser repartido todo lo que esté en el dominio de los hombres dentro del orden de la justicia.

Formas del Reparto: Será la dinámica que el reparto puede adoptar, así nos encontramos con formas persuasivas y formas coactivas del reparto; en las 1ªs la controversia existe, esto es, como lo señala Werner Goldschmitd hay 2 personas en pie de igualdad que sostienen posiciones diferentes sobre la estructura o formación del mundo, las cuales previa discusión optarán de común acuerdo por una forma de reparto, siendo ésta la forma más justa en cuanto “respeta íntegramente el ppio. supremo del libre desarrollo de la personalidad”, y por otra parte las formas coactivas tendrán lugar cuando no fuere posible obtener el reparto por medios persuasivos.

El Proceso Jurisdiccional Judicial es una estructura de obtención de reparto coactiva.

02/04/2002

Se caracteriza porque el reparto está a cargo de un 3º quien no es parte en el conflicto “Impartial”, además porque el órgano que decide está estructurado de tal forma que le impide ser parcial.
Art. 83 inc. 2º CPC
Art. 768 CPC

El ppio. de la imparcialidad del juzgador es una característica del proceso judicial: NO EXISTE PROCESO SIN JUICIO, NI DECISIÓN SIN PREVIA AUDIENCIA (toda sentencia de un órgano que ejerza jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado art. 19 Nº3 acápite 5º CPR)
Así mismo se diferencia de todos aquellos supuestos de heterocomposición (también es una forma de solucionar conflictos = Arbitraje), en los cuales el juez puede ser designado por las partes, ya que el juez pertenece a una organización previamente establecida con una competencia det. por la ley art. 74 y 75 CPR, revestida de potestad jurisdiccional art.73 CPR, de lo expuesto y citando a Pedro Aragonese podemos decir que “el proceso es aquella estructura de obtención de un supuesto justo por medio de la institución estatal imparcial y autónoma que específicamente destinada al efecto decide sobre pretensiones actuadas en forma controvertida” (DE MEMORIA)
El proceso jurisdiccional presenta 2 importantes características; por un lado es “Impartial”, esto es, la solución del conflicto está entregada a un 3º que no es parte , y por otro lado es “Imparcial”.

Werner Goldschmitd expresa que “la imparcialidad es una especie de det. motivación consistente en que la declaración o resolución se oriente en el deseo de decir la verdad, de dictaminar con exactitud , de resolver justa o legalmente, en otras palabras, el juzgador debe ser sumamente objetivo olvidándose de su propia personalidad”
La imparcialidad supone la existencia de los sgtes. ppios.:

a) Ppio. de Audiencia: Las partes interesadas en la solución de conflictos deben exponer sus tesis ante el órgano decidor, el deber de imparcialidad del órgano jurisdiccional exige enterarse de la controversia lo que supone necesariamente la presencia de ambas partes.
b) Los ppios. inquisitivos y acusatorios: El repartidor no debe ser parte ni en sentido material ni formal, en el proceso inquisitivo hay una fuerte participación del juez que lo transforma en cierta forma en parte, por eso este sistema inquisitivo ha sido clasificado entre aquellas estructuras coactivas de reparto pertenecientes a las autotutelas.
En nuestro país en el antiguo sist. procesal penal (el juez investigaba, acusaba y dictaba sentencia) y en el proceso civil con las actuaciones de oficio y entre ellas específicamente las medidas para mejor resolver, las medidas de casación en el juicio cuando no haya existido perjuicio y el vicio por cierto existente que no ha sido reclamado a tiempo tratándose obviamente de las nulidades subsanables.
Por su parte el ppio. acusatorio sólo significa que Sin Acusación No hay Juicio, el ppio. dispositivo consiste en que las partes poseen dominio completo tanto sobre su dº sustantivo, como en sus dºs procesales pudiendo ejercitarlos o no a su arbitrio.
Tratándose de un 3º que debe proceder a efectuar el reparto ajeno a la controversia es imparcial, es preciso det. el sist. jdco. que garantizará el debido proceso, para ello es necesario que contenga las sgtes. protecciones:

1.- Protección de una parte frente a la otra: Esta protección arranca del ppio. supremo de la justicia, esto es, la igualdad de todas las personas art. 1º CPR.
El repartidor debe estar por encima de cualquier fuerza que pueda producir un desequilibrio, el libre acceso a los tribunales, esto es, de hacer peticiones a los tribunales, supone la supresión de la justicia privada reemplazada por una justicia pública que no puede transformarse en una situación de privilegio para algunos y de desmedro de los otros.

2.- Protección de los particulares frente al Eº: El fin supremo de la justicia, esto es, el libre desarrollo de la personalidad se obtiene mediante la protección del individuo contra el grupo al que pertenece ya sea a través del fortalecimiento de los individuos o debilitamiento del grupo, el fortalecimiento de los particulares se obtiene mediante el establecimiento de las garantías constitucionales.
Gausp; agrega que es una exigencia del dº natural, pero es el Eº el que debe preocuparse de la ejecución de actos dirigido a a la realización del valor justicia.
El P. Público debe organizarse de tal manera que los imperativos de la justicia queden satisfechos.
Couture sostiene que las instituciones esenciales del dº procesal han llegado ha adquirir el rango de dºs cívicos o fundamentales como garantía del debido proceso.
El debilitamiento del Eº se logra por medio de la división de poderes o funciones del Eº y en la autonomía de cada órgano judicial.

3.- Protección del individuo contra otras fuerzas: Supone también la nivelación de las desigualdades culturales y económicas.

04/04/2002

La diferencia de cultura se ha pretendido vincular doctrinariamente por intermedio de 3 posiciones:

1) Los que postulan la abolición de la defensa por profesionales (su fundamento se radica en que la clase forense está ligada fatalmente a la burguesía y es hostil a las clases inferiores).
2) Son aquellos que pretenden la libertad de defensa (fundamento la defensa es el dº natural y no tiene porque ser coartada ni limitada).
La Ley 18120 también acepta la comparecencia personal a menos que ponga en peligro la defensa.
3) Son aquellos que establecen la obligación de la intervención profesional (que la intervención de los letrados en los juicios establece una igualdad entre las partes9
El art. 19 Nº3 CPR establece el dº a la defensa agregando que “ninguna autoridad o individuo podrá impedir, restringir o perturbar la debida intervención del letrado, si ésta hubiera sido requerida”.

La Igualdad Económica también ha sido objeto de una gran controversia en doctrina, algunos pretenden que ella se lograría imponiendo tasas, costos a los litigantes, mientras otros piensan que debería ser gratuito.
La cuestión de la gratuidad no se refiere al hecho a que si los jueces o auxiliares de la adm. de justicia deban desempeñar sus cargos ad honorem sino a que la act. judicial debe ser costeada por el Eº y realizada por funcionarios que sirvan gratuitamente a los litigantes o que, por el contrario, los litigantes deben pagar a estos funcionarios, algunos han optado por la 1ª alternativa estimando que sólo deben ser de cargo de los litigantes aquellos costos impuestos por vía de la sanción civil. La razón que dan sería que si se piensa que el dº a la acción es un dº natural que pertenece a toda persona, parece lógico que quien la ejerce no tenga que remunerar al órgano jurisdiccional, por otra parte no podría ser un dº de todos si sólo puede ser ejercido por aquellos que tienen los medios económicos para hacerlo.
Se dice también que una de las fuentes de los litigios civiles es la imperfección de las leyes siendo, en consecuencia, la responsabilidad de la autoridad la existencia de la mayoría de los procesos, de ahí que el Eº debe costear los gastos.
Finalmente la única manera de hacer efectiva la igualdad ante la ley es procurando la igualdad económica de los litigantes.

A pesar de tales razonamientos ha prevalecido el criterio opuesto, esto es, que sean de cargo de los litigantes los gastos procesales y por los sgtes. argumentos:

1º Porque no sería el Eº quien pagaría los gastos judiciales sino que los contribuyentes, por eso es más justo que en vez de que éstos, paguen los que están haciendo uso de la act. judicial
2º Esta obligación de que sean los litigantes quienes paguen sus gastos se ha convertido en una sólida contención a la multiplicidad de los procesos, sólo aquellos que tengan muy poderosas razones irán a pleito.
No obstante es posible que en algunas circunstancias los litigantes gocen de gratuidad gracias al “Privilegio de Pobreza”.
Conviene destacar que en materia penal la defensa pública por regla gral. será siempre gratuita excepcionalmente podrá cobrar total o parcialmente sus servicios a los beneficiarios que dispongan de recursos para financiarla privadamente art. 36 Ley 19718.

4.- Protección del individuo contra sí mismo: Dos son los instrumentos para obtener esta protección:

I. La Defensa Forzada.
II. La Imposición de la Pena.

I. La Defensa Forzada: Tiene asidero en el art. 80 A CPR que obliga al M. Público a investigar entre otros los hechos que acrediten la inocencia del imputado.
II. La Imposición de la Pena: Por otra parte la imposición de la pena descansa desde un pto. de vista de justicia en la fuerza de la purificación y de la expiación por el dolor, si se castiga al imputado es para “protegerlo” de sí mismo para que su libertad restringida recobre su plenitud.

La Naturaleza Jdca. del Proceso: La dinámica del proceso exige la act. de diversos sujetos, la det. de los vínculos que puedan unir a estos intervinientes como su naturaleza jdca., es lo que vamos a tratar de resolver.
Hay diversas concepciones para det. la naturaleza jdca. del proceso, sin embargo se pueden agrupar en dos grandes tendencias:

1) Que trata de explicar la misma tomando a préstamo otras instituciones de las ramas jdcas.
2) Aquellos que explican esta naturaleza jdca. atendiendo la distinción de la concepción estática y dinámica del proceso.

1) Teorías que utilizan instituciones de otras ramas jdcas.:

a) De Dº Privado.
b) De Dº Público.

a) De Dº Privado:

1.- La Teoría del Contrato: Está fundamentada en el dº romano, estuvo en boga en la doctrina francesa en los siglos XVIII y XIX, de acuerdo a ésta el proceso implica un auténtico contrato entre las partes en el que se fija los ptos. en litigio y en el que tiene su fuente los poderes del juez.
Actualmente es rechazada toda vez que el proceso en su formación no está dejado a la voluntad de las partes, la nec. de acuerdo de voluntades no es cierta en muchos casos y menos aún en su realización.

09/04/2002

2.- La Teoría del Cuasicontrato: Para obviar la falta de acuerdo expreso de los litigantes de elevar la controversia al órgano jurisdiccional, en especial aquellos procesos seguidos en rebeldía del demandado, nació esta teoría del cuasicontrato que sostiene que el proceso nace de la voluntad tácita o presunta de los contratantes, tiene cierto asidero en la figura de la litis contestatio de origen romano, que en el fondo era un procedimiento arbitral; Alcina critica esta teoría sosteniendo que si bien en el proceso romano el juez era un verdadero árbitro, razón por la cual sus poderes estaban limitados por la voluntad de las partes, en el proceso moderno el juez lleva a cabo una función pública que emana de la soberanía de ejercer su act. jurisdiccional.

b) De Dº Público: Las limitantes que presentaron las teorías expuestas para explicar la naturaleza jdca. del proceso, llevó a los tratadistas a explicar la naturaleza jdca. del mismo en base a otras ramas del dº público:

I) Teoría de la Relación Jdca.:

 Posición de Bülow: La teoría de la relación jdca tiene una serie de variantes, su creador es Bülow quien la expuso en su libro “La Tº de las Excepciones Dilatorias y los Presupuestos Procesales” de 1868; Bülow dice que el dº procesal civil det. las facultades y deberes que pone en mutua comunicación a las partes y al tribunal, ello es una relación de dºs y obligaciones recíprocas, esto es, una relación jdca. que pta. las sgtes. características:
1º Es una relación jdca pública ya que los dºs y obligaciones procesales se dan entre los funcionarios del Eº y los ciudadanos.
La función procesal se lleva a cabo por los 1ºs y la act. de las partes se tiene en cuenta en la medida de su vinculación y cooperación con la act. pública.
2º La relación jdca. procesal avanza gradualmente y se desarrolla paso a paso.
3º La relación procesal es ajena a la controversia, la 1ª sólo se perfecciona con la litis contestatio (contestación), de ello nace un contrato de dº público por el cual el órgano jurisdiccional asume la obligación de decidir y realizar el dº deducido en juicio y por otra las partes quedan obligadas a prestar colaboración indispensable y someterse a los resultados de una act. común.

 Posición de Wash: El proceso es una relación de dº entre partes interesadas que representa deberes y dºs de naturaleza procesal con independencia de la relación jdca. material. Los sujetos de esta relación son el juez, el demandante y el demandado que Bülow denomina presupuestos procesales.

 Posición de Chiovenda: También sostiene que el proceso es una relación jdca., precisando sus ppales. características a saber:

1º Es autónoma; en cuanto tiene vida y condiciones propias independientes de la acción deducida.
2º Es compleja; no es una cuestión simple, no confunde un solo dº y una sola obligación, sino un conjunto de dºs y obligaciones ordenados a un fin común, que recoge en una sola unidad todos los actos procesales.
3º Es pública, deriva de una act. pública en el sentido que regula la act. de un órgano del Eº frente a la act. de los particulares.

 Posición de Rocco: Sostiene que en verdad se crean 2 diversas relaciones jdcas., así una que consiste en el dº exclusivo del Eº de intervenir entre los particulares y realizar los intereses privados protegidos por el dº y en el deber de todos los ciudadanos de someterse a este dº del Eº, prestándose a la realización de los intereses privados (aceptación de lo resuelto).
Otra que consiste en el dº de los particulares de recurrir al Eº (dº a la acción) a fin de obtener la realización de los propios intereses y en el deber del Eº correlativo de intervenir ejercitando la acción jurisdiccional por petición de aquellos.

Esta teoría de la relación jdca. en gral. tiene la importancia de explicar científicamente la naturaleza jdca. del proceso en una concepción propia del dº procesal “serie de hechos que se suceden en el tiempo”, sin embargo el análisis que hace Bülow del proceso romano y su clasificación en in iure o in iudicium correspondiéndole al 1º (in iure) la comprobación de los presupuestos procesales (juez, demandante y demandado), mientras que al 2º era al procedimiento sobre el fondo y, por consiguiente, la propia relación material no se ajusta a la realidad ya que el procedimiento in iure no tenía como fin exclusivo comprobar la existencia de los presupuestos procesales ni al procedimiento in iudicium se le dispensaba de tener en cuenta los defectos procesales; y por otro lado esta separación en in iure e in iudicium no tiene ninguna aplicación en el dº moderno, así para que el juez conozca de una demanda no se precisa una relación procesal ya que tal obligación se basa en el dº público que impone al Eº adm. justicia mediante el juez cuya carga le impone obligaciones frente al Eº y los particulares.

II) Teoría de la Institución Jdca.: Esta Tº fue desarrollada por Gausp inspirándose en la concepción institucionalista del dº de la escuela francesa, entre cuyos autores se encontraba Rénard, para quien la institución es una entidad jdca. que tiene su raíz en la persona, pero que sin embargo la sobrepasa en duración, continuidad, permanencia; “Hay en la Institución no sé que potencia invisible que resiste a todas las destrucciones y a todas las opresiones, que desafía a todas las horcas, un algo tan real y tan grande que se hace amar con amor tan fuerte y cuyo servicio se impone tan imperiosamente a la conciencia individual” (Rénard).

11/04/2002

El gran misterio de la institución es que la idea del o de los fundadores predomina sobre los adherentes posteriores, tanto así que “el querer de los vivos está encadenado al querer de los muertos”. Para Gausp la institución es un conjunto de actividades relacionadas entre sí por el vínculo de una idea común y objetiva a la que figura adheridas, sea o no su finalidad individual, las diversas voluntades particulares de los sujetos de quienes procede aquella act.
Dos son los elementos de la institución:

i. La idea objetiva y común.
ii. Las diversas voluntades particulares.

i. La idea objetiva y común: Este elemento se haya esencialmente por encima del 2º elemento.
Gralmente. el 1º corresponde muchas veces al dº público, mientras que el 2º al dº privado.
Así expuesto el proceso por su naturaleza es un verdadero proceso, es algo que se va generando hasta la dictación de la sentencia ejecutoriada (único recurso que procede contra una sentencia definitiva es el de revisión que procede en aquél proceso donde ha habido testigos falsos).
Este 1er elemento, esto es, la idea común está representada por la satisfacción de una pretensión.
Las voluntades particulares se adhieren a esta idea común.
Tanto el juez en su sentencia, como el actor en su presentación y el demandado al formular su oposición, buscan satisfacer una reclamación que engendra el proceso, aunque cada uno entienda de un modo particular y distinto el contenido concreto que debe integrar la satisfacción que se persigue.
Los caracteres naturales del proceso son los propios de toda institución jdca.

A.- Con respecto de los sujetos hay una jerarquía que coloca a los individuos, que participan en el proceso, en planos desiguales, quedando sometidos ellos más a la esfera de validación de los otros.
B.- Respecto del objeto: Es un carácter natural del proceso su inmodificabilidad, su objetividad, es decir, no puede ser modificado por voluntad de las partes.
C.- Respecto de los actos: Otro de los caracteres naturales del proceso es su universalidad ya que no reconoce variaciones territoriales dentro del territorio de la soberanía.
También su permanencia en el tiempo ya que el proceso no se agota y deja de existir en un momento det. sino que perdura con su resultado indefinitivamente en el tiempo.
Se le critica a esta Tº que no excluye la Tº de la relación jdca. ya que pueden subsistir ambas, el proceso institución jdca. puede ser considerado también como una relación jdca.

2) Teorías que explican la naturaleza jdca. atendiendo a la distinción de la concepción estática y dinámica del proceso: Los albores del dinamismo jdco., según Werner Goldschmitd, se haya en el concepto del dº abstracto a la demanda, con lo cual se inicia la independización del dº procesal del dº material.

 Dº Abstracto a la Demanda: Es el dº a pedir la intervención del Eº para adm. justicia, es abstracto pues aún no se ha materializado en una demanda y puede que jamás se materialice, depende de la voluntad del demandante.

El dº material en el dº procesal debe considerarse como incierto.
La relación jdca. del dº material se convierte en el proceso en una nueva relación especial.
El dº material trata de normas vigentes y de hechos jdcos. existentes.
Las normas se aplican a los hechos, la aplicación de las normas a los hechos engendra una serie de configuraciones, entre ellas la persona, la cosa, la conducta, la relación jdca., el dº subjetivo, la obligación, entre otras.
Algunas de estas configuraciones, incluso pueden ser objeto de valoraciones contradictoria, así una conducta puede ser lícita o ilícita, una relación jdca. puede ser válida o nula, los dºs subjetivos suelen ser capaces de una satisfacción extrajudicial privada del deudor cobre el cual pende, por regla gral., la necesidad normativa de cumplir una obligación.
Al ingresar al proceso nos encontramos con un mundo nuevo, encontramos peticiones en el sentido de súplicas, de expedientes basados en afirmaciones referentes a la existencia de normas y de hechos como a la aplicabilidad de tales normas a los hechos, de interpretaciones.

16/04/2002

También la proposición y la práctica de pruebas para acreditar las diversas afirmaciones o por lo menos parte de ellas.
Las pretensiones están sometidas a valorizaciones, por un lado podrán ser admisibles o inadmisibles y por otro, fundadas o no fundadas, el proceso está envuelto en una gran incertidumbre, las pretensiones y afirmaciones tienen un grado mayor o menor de verosimilitud, la decisión del pleito puede ser acertada o no, en este mundo de inestabilidad y apariencia sólo existen posibilidades y expectativas, así como cargas, toda vez que no se sabe quién tiene el derecho, especulándose con la esperanza mayor o menor de vencer. Todo Juicio es una Contingencia de ganancia o pérdida.
En resumen el dº material es un conjunto de entes irreales; la conducta, la relación jdca., el dº subjetivo y la obligación que nace del dº material, mientras que el proceso es el mundo real de las pretensiones y afirmaciones, pruebas y resoluciones, esperanzas e incertidumbres.
James Goldsmith, quien hiciere la afirmación más acabada de la tesis de la situación jdca., descubrió este “Orbe de pretensiones y resoluciones” que se orienta hacia el dº material como a su norte, mas sin atisbarlo siempre con claridad, sin saber jamás si la luz tenue y lejana es estrella fija o fuego futuro, contando las controversias como actos de voluntad.

La Tº del Proceso como Situación Jdca: Ésta fue expuesta por James Goldsmith.
Las normas jdcas. tienen una doble naturaleza, por un lado representan imperativos para los ciudadanos y, por otro, son medidas para el juicio del juez; la 1ª cualidad conviene a las normas jdcas. en cuanto se refiere a su función extrajudicial, de ahí que llega ser la base de la consideración estática o material del dº; de la 2ª a de partir la consideración dinámica o procesal, es decir, cuando la norma jdca. se constituye en medida para el juicio del juez, esta doble concepción de la norma jdca. que nos permite distinguir un dº material o estático y un dº procesal o dinámico nos deben llevar a concluir que no estamos en presencia de una relación jdca. sino más bien frente a una situación jdca., lo que quiere decir el Eº de una persona desde el pto. de vista de la sentencia judicial que espera la solución de la controversia de acuerdo a las normas jdcas.
El concepto de situación jdca. forma la síntesis de la consideración abstracta, supuesto procesal y del concreto supuesto material, a saber reduce a un común denominador la exigencia abstracta del ciudadano que pide al Eº que administre justicia y la concreta del titular según el dº material que el Eº le otorgue protección jdca. mediante una sentencia favorable, en otras palabras la presentación de la demanda construye la expectativa cercana y cierta, pero de menor valor que el juez proceda a consecuencia de la demanda de acuerdo a la ley procesal, pero abriendo al mismo tiempo la expectativa lejana e incierta que el juez decida la controversia acogiendo la pretensión del demandante; depende del curso del proceso que la expectativa de una sentencia favorable se acerque y llegue a ser más cierta.
Calamandrei critica fuertemente esta tº en un 1er momento en su trabajo “El Proceso como Institución Jdca.”, afirmando que no es conveniente ni jdca. ni didácticamente romper la unidad y la individualidad jdca. del proceso concebido como una relación jdca. compleja en un desmenuzamiento de situaciones jdcas., por otra parte la tesis de Goldsmith se basa no así en el análisis del proceso de vista al dº procesal sino que lo reduce a la realidad práctica a consecuencia de las imperfecciones del juez que no sabe o no quiere decidir respecto al dº o de la mayor o menor destreza en que las partes consiguen aprovechar las circunstancias y utiliza en su provecho los Institutos Judiciales que sólo deberían servir a la justicia.
Empero posteriormente en su obra “Un momento del liberalismo procesal” rectifica su posición señalando que se puede aceptar la tº de la situación jdca. sin repudiar aquella de la relación jdca. y que el deber del juez de proveer la demanda, eje central de la relación procesal, no deja de existir obligación sólo porque su contenido se puede establecer a priori sino al final del proceso cuando la relación procesal iniciada por esa providencia haya concluido.
Agrega Calamandrei que esta tº es importante porque aclara las relaciones internas entre dº y proceso sustancial, así mismo que insinúa el ppio. de autoresponsabilidad de las partes en el sentido que una vez que el proceso se haya constituido tienen ellos más dºs a los que les corresponde una obligación correlativa, una serie de expectativas y posibilidades de las cuales cada una de ellas puede valerse en el propio interés para considerar una situación que considere ventajosa así mismo y de desventaja para la contraparte, a la cual a su vez si no quiere permanecer inerte bajo las desventajas de esta carga puede reaccionar valiéndose de las posibilidades que el proceso le ofrece. “El teórico del dº se dedica ppalmente. a la interpretación de las normas en lo que no existe diferencia entre el dº material y el dº procesal porque ambas clases manejan géneros de hechos, de dºs y obligaciones y géneros de relaciones jdcas., pero los hechos sólo se dan en la esfera ficticia de las suposiciones en el proceso al que el teórico no baja, no se dan hechos sino afirmaciones y negaciones referente a ellos por cuya razón tampoco existen dºs y deberes sólo expectativas de resoluciones judiciales”.
WG termina asegurando que ni los teóricos dejan “de estar absortos por la interpretación de la norma procesal y por él examen de la jurisprudencia (aplicación hecha del dº) y empieza el análisis de las conductas procesales, comprenderán el acierto de la situación jdca.”

Teoría del Proceso como entidad jdca. compleja: Esta tº está dentro de las tºs mixtas, es decir, de aquellas que tratan de conciliar la tº de la relación jdca. con la de la situación jdca.

18/04/2002

La expuso Focelinni en su “Tº gral. del proceso”, la más inmediata visión que se ofrece del proceso es aquella que aparece como una pluralidad de elementos, actos, situaciones y relaciones y al mismo tiempo de unidad en cuanto tales elementos están estrictamente coordinados por lo que la combinación de una pluralidad como la unidad permite la posibilidad de concebir el proceso como una entidad jdca. compleja cuya naturaleza jdca. deriva de la naturaleza de los elementos que concurren a formarla; en consecuencia para este autor el proceso es desde un pto. de vista abstracto normativo, es una relación jdca. compleja; desde un pto. de vista concreto estático, una situación jdca.; desde un pto. de vista concreto, pero dinámico estaremos hablando de un acto jdco. complejo.
La Situación Jdca., el Acto Jdco. y la Relación Jdca. no son otra cosa que 3 aspectos diversos de una misma realidad jdca.; desde este pto. de vista la relación jdca. será la relación social regulada por el dº.
Por acto jdco. un acontecimiento al cual el dº reconoce el nacimiento, modificación o extinción de una relación jdca.
Y por situación jdca. una fase o un grado de desarrollo de una relación jdca.
Al atribuir a estos conceptos una entidad jdca. diversa no puede encontrarse la naturaleza jdca. del proceso sino se encuentra un ulterior concepto que los abarque y al no haberse encontrado este ulterior concepto la naturaleza jdca. del proceso se ha manifestado en 3 tendencias:

1.- Los que sostienen que es un complejo de actos.
2.- Los que creen que se trata de una relación.
3.- Los que sostienen que el proceso consiste en una situación jdca.

Aragoneses concluye que el proceso desde el pto. de vista de su naturaleza “Es una Institución Jdca. para la realización de la justicia que se desenvuelve a través de la situación que se produce en cada caso concreto en que se pide la satisfacción de una pretensión”.


Apuntes:

1º “Los Ppios. Formativos del Proceso” (Nicanor Salas)
2º “El Procedimiento” (Nicanor Salas)
3º “Comparecencia ante los Tribunales de Justicia” - este apunte va desde el ius postulandi hasta el término de la representación, constituye 28 hojas en total – (Sergio Ansieta).
4º “Las Partes y los Terceros” (Nicanor Salas).

30/05/2002

Teoría de la Acción: Expuesto en Dº Procesal I, hablamos del conflicto y de la forma de cómo los particulares podían solucionar directamente sus divergencias, nos referimos a la Autocomposición, Autotutela y la Heterocomposición; ahora bien cuando la controversia no puede ser solucionada directamente por las partes en conflicto, éstas deben recurrir al órgano jurisdiccional, de ahí que por un convencionalismo del lenguaje se llama “ACCIÓN” al poder jurídico que tiene el individuo de dirigirse al órgano de la jurisdicción. Desde este pto. de vista la Acción se caracteriza:

1º Por su vinculación al dº subjetivo privado, esto es, forma parte del contenido del dº o se haya en potencia del mismo, actualizándose cuando este dº es lesionado.
2º Por citar a la ACCIÓN en el mismo plano de acción que el dº subjetivo privado, era un poder del titular del dº a exigir a quien lo había lesionado o puesto en peligro que lo reintegrara (el dº) y si fuere imposible lo indemnizara.

Entendida así la Acción, el Dº Procesal (entendido exclusivamente como un conjunto de leyes de procedimiento) no podría hacer otra cosa que regular la forma de cómo podría ejercitarse este poder jdco., esta tendencia doctrinal ha sido fuertemente criticada al advertirse que la tutela jurisdiccional del dº privado no quedaba totalmente explicada con la del dº subjetivo privado, del cual continua pretendiéndose su satisfacción del privado ahora por la vía jurisdiccional sujetándose por la forma procesal.
De estas consideraciones críticas parten las concepciones de la acción como un dº a una tutela jurisdiccional concreta.
También se observó que esta referencia a un dº subjetivo privado lesionado tampoco permitía explicar la iniciación y desarrollo de un proceso, incluso cuando una sentencia reconoce el dº o su lesión.
El proceso, en los distintos actos que lo integran, puede provocarse independientemente de la existencia de un dº y su lesión, su explicación está a cargo de las consideraciones abstractas de la Acción.

La Acción como dº a la jurisdicción concreta: Para tratar de distinguir la Acción del dº subjetivo privado y del dº privado (como Roma), la doctrina entiende que la Acción es un dº subjetivo público y además con un contenido concreto distinto al dº subjetivo privado. No es un dº al proceso simplemente sino a una tutela jurisdiccional favorable a su titular o el dº a que se preste por el órgano jurisdiccional la tutela jurisdiccional pretendida (no cualquier tutela, sino la misma pretendida).





Algunas diferencias entre concepto de Acción y aquél que señala que pertenece al dº subjetivo privado:

1º Para la existencia de un dº de Acción no basta un dº subjetivo, sino que se requiere además de otro presupuesto: “Interés en Accionar” o “Necesidad de Tutela Jdca.”. Esta tutela no puede consistir sólo en dar satisfacción a dºs lesionados o amenazados, sino también que se declaren nulos los contratos que lo sean, que se declare nulidad de los contratos anulables, o se niegue una ficción o se declare la nulidad de un matrimonio.
La Acción también está al servicio de estos fines, pero en estos supuestos ya no puede ser definido como un poder de exigir del obligado la satisfacción de un dº lesionado o amenazado.

2º El dº de Acción no tiene el mismo objeto que el dº subjetivo privado, su objeto no es el cumplimiento de una obligación, sino la prestación de una tutela judicial en cualquiera de las distintas modalidades previstas en el procedimiento: Conocer, Juzgar y Hacer Ejecutar lo Juzgado.

3º El dº de Acción se distingue también del dº subjetivo privado por los sujetos contra quien se dirige, este dº de Acción se hace valer tanto frente al Eº como al Adversario, esto porque sólo el Eº, a través de sus órganos jurisdiccionales, puede realizar la tutela: el demandado no puede satisfacer el dº de Acción porque no puede llevar a cabo este acto de tutela jurisdiccional.

04/06/2002

El adversario sólo puede privar a la Acción de fundamento, impedir que renaciera cumpliendo su pacto y no discutiendo el dº cuya declaración se pretende; el otorgamiento de la tutela por parte del Eº no es una consecución discrecional o graciosa, sino que es un acto debido siempre a sancionar presupuestos particulares, dispuesto a que es el protector y garante del órgano jdco.; de ahí que el dº a la Acción sea de naturaleza pública.
El dº a la Acción, en consecuencia, no consiste en satisfacer pretensiones particulares, sino de obtener del juez una resolución de condena en el caso concreto.
Esta Teoría de la Acción fue ideada por Adolf Hacht.

Críticas a esta Tº:

1.- Crítica a la Autonomía de la Acción respecto del Dº Privado; una 1ª objeción es que para explicar la tutela jdca. del órgano jdco. privado no era necesario inventar un dº para esto, es más este dº a tutela no podría separarse del dº privado y que perdería su carácter de coercibilidad.
Además esta concepción de Acción parece difícil de apreciar respecto de la tutela o acción de condena. La acción de condena exige un dº a una prestación actualmente exigible. No es fácil diferenciar entre dº privado a exigir la prestación del deudor y el dº público de Acción en sentido concreto a obtener del juez la sentencia condenatoria de ese deudor. Al parecer en este caso el dº procesal sólo le resta la regulación de la manera de pedir la tutela mientras que los presupuestos y contenidos de ésta son configurados por el dº privado.

2.- Crítica al carácter concreto del dº de Acción; el carácter concreto de la Acción no es obtener una sentencia cualquiera sea su contenido, sino una de contenido favorable a la parte que la pretende. De entenderse de ese modo el dº de la Acción, éste sería dudoso mientras no se dictare sentencia definitiva y tuviese el carácter de ejecutoriada.
Esta crítica en apariencia penetrante no es tal, toda vez que esta concepción de Acción no explica todas las cosas, pues no es eso lo que quiere explicar; así no se pretende explicar el inicio del proceso y su desarrollo hasta la sentencia definitiva sino la posición favorable al obtener un resultado favorable que depende de la prueba que se rindió respecto de hechos ajenos al dº procesal (dº material) y de una configuración jdca. (procedimiento) que no son exclusivamente del dº privado.

3.- Crítica a su concepción como dº frente al Eº; esta crítica fue formulada por Chiovenda que no acepta que la Acción se defina como “un dº frente al Eº en cuya virtud este último queda obligado a una prestación de tutela”, para este autor concebir el dº a la Acción con la estructura típica de dº y obligación supone admitir la existencia de un conflicto de intereses entre ciudadanos y Eº que se resuelve con el sacrificio y subordinación del interés de este último, por ello optó por explicar el dº a la Acción como “un dº potestativo que confiere a su titular el poder de provocar la actuación de la ley frente al adversario poniendo con su actividad la condición necesaria a la que el ordenamiento ha subordinado el ejercicio de la potestad jurisdiccional del Eº”.

Límites de esta concepción: Ya hemos dicho que esta concepción de la Acción no pretende explicar el dº a provocar el inicio de un proceso, sino sólo que la tutela jurisdiccional de las situaciones jdcas. materiales y sus modalidades (tutela ejecutiva, declarativa y cautelar) no pueden comprenderse haciendo referencia sólo a figuras previstas en el dº material (civil, mercantil), ello nos lleva a concluir que el dº procesal no sólo regula las formas para el ejercicio de la tutela jurisdiccional, sino que también las clases de tutela respecto de las cuales los particulares tienen un dº diferente del dº subjetivo a tutelar: el dº a la Acción.
Desde este pto. de vista la actuación jurisdiccional del dº está siempre subordinada a la pretensión formulada por un sujeto ajeno al órgano jurisdiccional; el juez sólo puede conceder o negar la tutela jurisdiccional pedida por quien afirma tener dº a ella, dentro de este ámbito resulta acertada una concepción de Acción como un dº a tutela jurisdiccional concreta (esta concepción no considera el ámbito del dº penal con su acción característica, la Acción Pública).
Empero, no tiene cabida en relación al proceso penal, así no existe relación jdca. entre quien ejercita la acción y el órgano jurisdiccional (el Eº), así los acusadores no hacen valer un dº a la condena suya, por lo que la sentencia condenatoria no representa la tutela judicial de un dº a la pena hecha valer por quien acusa.
En el proceso penal la Acción Penal Pública corresponde a un órgano llamado Ministerio Público (art. 80 A CPR y art. 53 CPP).

06/06/2002

La Acción como dº a la actividad jurisdiccional abstracta: El dº a la Acción como el dº a la tutela jurisdiccional concreta no explica ni trataba de explicar la realidad que una persona cumpliendo det. rqstos. puede provocar la iniciación de un proceso y su continuación hasta la sentencia definitiva, ello de suyo importante ya que, por regla gral., el órgano jurisdiccional ejercerá su potestad a instancias de un sujeto ajeno a él que le propone además el objeto sobre el que ha de versar la act. procesal y la sentencia solicitando, así mismo, resoluciones y realizando otros actos a lo largo del proceso; todas estas cuestiones también tienen que ser explicadas en estas nuevas concepciones de la Acción a las que se les denomina Abstractas porque se limitan a reconocer como objeto del dº de acción la act. jurisdiccional simplemente, cualquiera sea su resultado favorable o desfavorable, en otras palabras, es un dº al proceso.
Hay diversas tºs al respecto, pero los rasgos comunes de ellas son los sgtes.:

a) La existencia de un dº o interés de carácter auxiliar o secundario a la act. jurisdiccional del Eº que surge como consecuencia de la prohibición de la autotutela, es el dº al proceso.
b) El dº a la act. jurisdiccional del Eº es independiente de la existencia en concreto de un interés material cuya insatisfacción se denuncia, es un dº autónomo.
c) El objeto de la acción no es una sentencia favorable para quien solicita la tutela jurisdiccional, el resultado del proceso es ajeno al fundamento del dº de acción.

A partir de estos 3 ptos. comunes las diferentes tºs difieren en cuanto al alcance de este dº al proceso; para algunos se da por cumplida esta satisfacción con cualquier resolución judicial incluso la que rechaza resolver la cuestión planteada por no concurrir todos los supuestos procesales por ejemplo.
Para otros sólo cuando el órgano jurisdiccional decide la cuestión de fondo, lo que supone una situación jdca. material transgredida o amenazada y la concurrencia de los presupuestos procesales. (Esta es la tº que estima de mayor importancia el profesor).

Características de este dº:

1º La existencia de un dº a la act. jurisdiccional no puede depender ni que la pretensión procesal sea fundada ni de la certeza del dº a la act. jurisdiccional concreta ni de la realidad de los Eºs de hecho a los cuales corresponde una det. actuación jurisdiccional del dº, en otras palabras, el dº al proceso de una persona no depende que tenga dº a que otro individuo sea condenado a la entrega de un bien raíz del que ha sido despojado sino de que afirme que es propietario de una finca det. de la cual ha sido desposeído solicitando que se le restituya el dominio cuya resolución corresponde al órgano jurisdiccional.
La invocación de una situación concreta jdcamente. Relevante y apta para ser objeto de la act. jurisdiccional es esencial al concepto de acción que nos ocupa.

2º El acto procesal que sea cauce formal y normal para el ejercicio del dº de acción en ningún caso puede consistir en una mera petición de creación del proceso abstracto sino que debe contener la formulación más o menos desarrollada de una petición de fondo o de un supuesto de hecho concreto, será este contenido que confiere a este acto la eficacia incoadora (iniciadora) del proceso. Arts. 235, 238 y 254 Nº 4 CPC y pág. 371 también del CPC (autoacordado).

Wasp al distinguir en acto procesal de demanda de la pretensión procesal señala que la demanda tiene el carácter de mero acto de iniciación procesal y en el proceso civil es por regla gral. el cauce para la interposición de la petición.

3º La concepción del dº de Acción como dº a cualquier resolución (aún cuando no verse sobre el fondo) reduce su virtualidad como Dº Constitucionalmente Reconocido, este dº de acción como dº a la act. jurisdiccional puede concebirse referido a la falta de presupuestos procesales en cuyo caso será un pronunciamiento ajeno al fondo, pero sin duda exige, salvo el caso anotado, una decisión sobre el fondo de la cuestión debatida ya sea que acoja o deniegue la pretensión jdca.

4º El dº a la act. jurisdiccional es un dº constitucional
Eduardo Couture define la acción como un dº constitucional y la define como el poder jdco. del individuo de requerir de la jurisdicción la pretensión de cuanto es menester para reintegrarle o asegurarle efectivamente el goce de su dº violado, resistido o en Eº de incertidumbre. (DE MEMORIA)

Desde el pto. de vista civil la jurisdicción necesita de la acción para poder actuar y podremos decir que sin acción no hay jurisdicción a el caso concreto; el particular dispone de este dº desde que el Eº lo privara de la autotutela, es decir, solucionar los conflictos por si mismos, sin embargo aun cuando la acción es la piedra angular del dº procesal además de una garantía nuestro constituyente no la ha contemplado expresamente.
Juan Colombo Campbell en su trabajo “La Judicatura, Bases Constitucionales del Dº Procesal” que salió publicado en la obra “Veinte años de la Constitución Política” de la editorial Conosur, señala que siguiendo a Couture, que concibe la acción como la manifestación del dº de petición, podría estar comprendido en el art. 19 Nºs 3 y 14 y art.7º CPR.(estudiarlos).
EL PROCESO Y LAS PARTES:

Tags: MATERIAL DE CONSULTA

Publicado por ELMAGOAZ @ 12:41 AM  | DOCTRINA
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
martes, 07 de junio de 2011 | 7:45 PM

La verdad el material esta mal redactado, no tiene coherencia en muchos de los parrafos escritos...Debes recordar que un buen abogado debe tener un analisis y redaccion de lo que expone.